Foto: AFP

Compartir

AFP

En el Senado, los demócratas comenzaron a presentar sus alegatos iniciales en el juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, un día después de que la sesión para fijar las reglas del proceso revelara cohesión en la mayoría republicana, que avizora una probable absolución del mandatario.

El demócrata Adam Schiff, titular de la Comisión de Inteligencia de la Cámara baja y a cargo de la acusación contra Trump, subió al podio del Senado para argumentar que el mandatario debería ser apartado del cargo por las acusaciones de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Mientras tanto, desde Davos, donde participa en el Foro Económico Mundial, Trump denostó el impeachment con sus habituales calificativos de «caza de brujas» y «farsa», en tanto dijo esperar que la mayoría republicana del Senado lo absuelva «con rapidez». 

La hora de los argumentos contra Trump

Los siete miembros de la Cámara Baja que representan la acusación van a tener tres sesiones de ocho horas para exponer sus argumentos contra Trump y sus acusaciones de que el presidente cometió abuso de poder cuando intentó presionar a Ucrania para que interfiriera en las elecciones de 2020 a su favor, sugiriendo a su homólogo Volodimir Zelenski que investigara los negocios del hijo de Joe Biden, quien podría ser su rival demócrata en las presidenciales.

En tanto, la defensa tendrá un tiempo equivalente, también en tres tandas y luego hay 16 horas para las preguntas. 

El martes, los congresistas demócratas se enfrascaron en una enconada pugna con los representantes de presidente – que afirman que el mandatario no hizo nada malo. 

Al final de la jornada, los republicanos rechazaron las once enmiendas presentadas por el jefe de la bancada demócrata, Chuck Schumer, para citar a altos funcionarios cercanos a Trump y para obtener documentos. 

«No quieren un juicio justo»

Cuatro meses después de que estallara el escándalo ucraniano que llevó a los demócratas a acusar a Trump, los senadores dieron comienzo al proceso que convirtió a éste en el tercer presidente en la historia de Estados Unidos en ser sometido a un proceso de destitución, después de Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1999. 

En sus presentaciones el martes los demócratas utilizaron gráficos y videos de los testimonios de varios diplomáticos estadounidenses para demostrar que Trump presidía un plan para presionar a Ucrania para obtener réditos políticos dañando a Biden. 

Una de las figuras centrales fue el demócrata Adam Schiff, a cargo de la acusación contra Trump, que abogó la citación de testigos y la presentación de documentos. 

«Ellos no quieren un juicio justo», dijo Schiff el congresista que lideró las investigación contra Trump en la Cámara de Representantes.  

El jefe de la mayoría republicana Mitch McConnell estableciendo un férreo control sobre su bancada repelió todos los intentos de los demócratas de obtener las citaciones y dijo que esta cuestión sólo puede ser considerada cuando haya avanzado el proceso. 

El jefe de los demócratas, Chuck Schumer, siguió criticando a McConnell este miércoles. 

«Si hay algo que aprendimos ahí en el Senado anoche es que el líder McConnell y los republicanos en el Senado no quieren un juicio justo que considere la evidencia», dijo Schumer. 

Una investigación política «falsa»

El representante de Trump, Pat Cipollone, en el proceso dijo el martes que un juicio partidista equivale a «robarse una elección» y acusó a los demócratas de lanzar una «investigación política falsa» contra Trump justo antes de las elecciones presidenciales de noviembre. 

«Ellos quieren sacar al presidente Trump de las papeletas», dijo en referencia a las próximas elecciones. 

ES DE INTERÉS |

Diputado iraní ofrece 3 mdd por matar a Donald Trump

Abogados de Trump exigen su absolución

Trump va a Davos pese a arranque de juicio político

Compartir