Foto: Especial

Compartir

Tomás de la Rosa

Una gran paradoja: en Estados Unidos, donde casi en la mitad de su territorio se prohibió el uso de combustibles automotrices mezclados con el aditivo MTBE por ser cancerígeno en animales, este compuesto aún se produce, y en octubre pasado, México le compró 870 millones de pesos; esos números crecerán más por la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que declaró inconstitucional una norma que autorizó usar hasta 10% de etanol.

Después de cuatro años de pleitos legales, la semana pasada el máximo órgano de justicia del país falló a favor de grupos ecologistas, entre ellos Gabriel Quadri, el excandidato presidencial del desaparecido Partido Nueva Alianza, de Elba Esther Gordillo, quienes exigieron mantener en 5.8% la mezcla de etanol en las gasolinas. Con esa “importante victoria”, sostuvo Quadri en un artículo de opinión en la prensa mexicana, ya no se permitirá mezclar hasta con 10% de etanol al combustible. 

El etanol y el éter metil tert-butílico (MTBE) son aditivos u oxigenantes que incrementan la quema del combustible en los motores de los vehículos. La mezcla con etanol (biocombustible), sostienen expertos, reduce el precio de la gasolina porque con tecnología mexicana se puede producir hasta en ocho pesos el litro (para el 21 de enero; en algunas estaciones se vendía el litro de gasolina magna en 20.4 pesos el litro). Con el fallo del tribunal se cierra la ventana de oportunidad para crear empleos y mejores condiciones de vida para los campesinos que cultiven sorgo.

“El precio del etanol, así como su alto octanaje permiten que las refinerías puedan hacer gasolinas más baratas y más fáciles de producir, y que al mezclarse con 10% de etanol cumplan con las especificaciones de mayor calidad”, dijo el especialista del sector energético, Ramsés Pech.

65 países del mundo usan etanol, entre ellos Brasil, Paraguay, Colombia, Alemania, Guatemala, Canadá, Estados Unidos, Inglaterra, Francia e India.

La opción biocombustible

Además, ante el fallo de la SCJN, la diputada del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Mónica Almeida López, propuso un punto de acuerdo: “Queremos que la Suprema Corte atraiga y analice el caso, teniendo a la mano los análisis científicos de las ventajas y/o desventajas del uso del etanol”, comentó a ejecentral la diputada que también es integrante de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados.

“En México somos ricos en biomasa y podríamos detonar la generación de empleos y se reduciría la emisión de gases de efecto invernadero”, enfatizó Almeida. Según la Real Academia Española, la biomasa es “materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía”.

Sobre la generación de empleos con el uso intensivo de biocombustibles, una de las máximas autoridades en la producción de etanol en México habló con este periódico semanal, y sostuvo que las fuentes de energía alternativa serán la opción cuándo el petróleo se agote.

“En México se sigue utilizando los oxigenantes que en algunos lados son cancerígenos (MTBE). El mayor uso de etanol será una excelente alternativa para incrementar el nivel de vida de los campesinos”, comentó Noé Montes García,  ingeniero agrónomo por la Universidad Valle del Bravo y doctor por la Universidad de Texas A&M en Fitopatología con especialidad en estudios epidemiológicos del sorgo.

Si bien el sorgo es originario de la India, Montes lleva 40 años estudiando el grano y lo conoce tan bien que de las diversas variedades que ha creado, cuatro de ellas ya obtuvieron del estado el “derecho de obtentor de variedades vegetales”. 

El título otorgado por el Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS), órgano desconcentrado Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), bajo la Ley Federal de Variedades Vegetales, fue a favor del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap), donde Montes se desempeña como investigador.

Junto con otras dependencias y el Instituto Tecnológico de Veracruz ha desarrollado una planta piloto para la producción de etanol a partir del “sorgo dulce”, el cual, aseguró el investigador, es casi igual de dulce que la caña de azúcar, pero con la ventaja que los granos desarrollados en el Inifap son mucho más rentables.

10 mmdp que se podrían ahorrar

Tan sólo en octubre pasado, México importó un promedio de 16 mil barriles (2.54 millones de litros) diarios de MTBE de Estados Unidos, volumen que significó el 69.6% del total de las exportaciones de ese producto de Estados Unidos. Considerando el tipo de cambio actual, Petróleos Mexicanos (Pemex) desembolsó cerca de 870 millones de pesos. 

Con el fallo de la SCJN, ejecentral anualizó el valor de importaciones de octubre y en ese periodo Pemex tendría que pagar 10 mil 430 millones de pesos o su equivalente a 559 millones de dólares, sólo por la compra del oxigenante MTBE.

Ese gasto equivale al presupuesto de 86 años del Instituto Nacional de Cancerología, específicamente del “Programa de ciencia, tecnología e innovación”, que según el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2020 es de 120 millones de pesos.

En entrevista previa, para el artículo Pemex, en la encrucijada, el director de la consultora especializada en el sector energético GMEC, Gonzalo Monroy, reveló que en la actual administración hay diversos grupos que buscan mantener el statu quo de Pemex, por ejemplo “para que siga importando gas natural del fracking de Estados Unidos”.

Opinión que reforzó Pech: “La principal resistencia al etanol, incluso dentro de Pemex, es no dejar de comprar MTBE. Al tener un sobreprecio con respecto al etanol, si se permite su uso en las zonas metropolitanas, Pemex tendría la opción de negociar mejores precios del MTBE o comprar etanol más barato”.

También se refuerza con la información de la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos dice que entre 2000 y 2007, 23 entidades de ese país prohibieron parcial o total el uso de MTBE. Así, el oxigenante sustituto fue el etanol, el cual además tiene subsidios fiscales.

Pese a la prohibición en Estados Unidos, en México desde 2016 incrementó la importación de MTBE. En 2013, compraba 43.7% de todas las exportaciones de Estados Unidos, y a octubre pasado aumentó 25.8 puntos porcentuales a 69.6 por ciento. 

Incluso, entre marzo de 2012 y enero de 2013 se compró el 100% de las exportaciones del producto cancerígeno. Desde 2014 México desplazó a Venezuela de la lista como el mayor comprador. Esto a pesar de que, según Pech, el MTBE es “30% más caro que el etanol”.

Inversión vs. programas sociales

En 2019, según el presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobierno federal desembolsó 300 mil millones de pesos (unos 15 mil 980 millones de dólares) de los impuestos recaudados en programas sociales. Ese gasto representa tres cuartas partes de la inversión estimada por la Agencia Internacional de Energía Renovable (Irena) para construir entre 80 y 100 refinerías de etanol al año con una inversión de 20 mil millones de dólares.

El reporte de Irena, Biocombustibles Avanzados, señala que los mayores mercados de biocombustibles son Brasil, Europa y Estados Unidos, y los mercados a desarrollarse son Argentina, Canadá, China, India, Indonesia, Malasia, Tailandia y México. El reporte fue publicado en noviembre del año pasado, por lo cual México podría quedar excluido con el reciente fallo de la SCJN.

Sin embargo, el PRD espera que el punto de acuerdo en la Cámara sea aprobado para destrabar la prohibición. Además, indicó Almeida que en Jalisco ocho universidades presentaron reportes de cómo mejorar la calidad del aire, cómo detonar una economía verde y cómo mejorar la calidad de las gasolinas y su precio. Todos con la base del etanol.

›Es así que de impulsar el mayor uso del biocombustible, además de atraer inversión privada, también se generarían empleos. La  Asociación Mundial de Bioenergía (WBA, por sus siglas en inglés) sostiene que su sector ocupa a 11 millones de personas en el mundo y es el segundo mayor empleador después de los generadores de energía solar.

En México, en el tercer trimestre de 2019, todo el sector primario  (agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca) ocupó 7.0 millones de personas (el segundo nivel más alto en la historia). Ese número representó 13 de cada 100 trabajadores ocupados en toda la economía mexicana.

Campo rentable

Uno de los padres de las nuevas variedades de sorgo dulce en el país, Noé Montes, dice que el etanol daría un impulso a la economía porque ante el cambio climático en varias zonas del país se han agotado las condiciones para ciertos cultivos, principalmente por estiaje.

Las variedades de sorgo que creó, añadió, son para resistir bajos niveles de agua. Con ese grano, se produce harina, tortillas, tostadas, totopos, galletas, atoles y tamales, entre otros productos. Además de que la variedad dulce es más rentable para el biocombustible que la caña de azúcar.

“El sorgo requiere alrededor de 3.5 meses de ciclo de cultivo y la caña requiere un año. Con el sorgo se tiene más de un cultivo al año. El costo de producción del sorgo dulce es 40% de lo que se gasta en la caña de azúcar”, detalló Montes.

Una tonelada de sorgo dulce, detalló, produce 70 litros de etanol. Entonces por hectárea se generan entre tres mil 500 y cuatro mil litros de etanol. La caña de azúcar produce alrededor de 120 litros de etanol por tonelada, pero eso es cada 12 meses, especificó el investigador.

“La caña de azúcar necesita 60% más de agua que el sorgo. La caña consume mucha agua”, comentó.

Respecto del maíz, su ciclo de cultivo es de 150 y 180 días y necesita entre 30% y 40% más de agua que el sorgo.

Con los avances tecnológicos, la producción de etanol a partir de algas, nopal, agave o cualquier producto orgánico, se puede obtener más alcohol etílico con los sobrantes de la primera generación,  por ejemplo, el jugo del tallo del sorgo dulce o caña de azúcar. La segunda generación se obtiene con el bagazo y químicos.

Con esa segunda generación, de los 70 litros de la primera generación, el volumen obtenido aumenta a 140 litros por tonelada de sorgo, con cual el precio sería de entre siete y ocho pesos por litros.

Toda la tecnología para el etanol con sorgo dulce pertenece al gobierno federal, por lo que no tendría que pagar regalías como lo exigen las grandes empresas como Monsanto (propiedad de Bayer), DuPont, Hi-Bree o Pioneer.

16.7 por ciento aumentó la compra de etanol a EU por parte de México.  

Uso del MTBE en Estados Unidos

Desde los años 70, el MTBE ha sido usado en la gasolina en Estados Unidos como oxigenador.

Desde 1992 el MTBE se ha usado en la gasolina en más de 15 estados para cumplir con el Acta  federal de Aire Limpio, que requiere que aditivos oxigenados sean añadidos a la gasolina de invierno en áreas con altos niveles de monóxido de carbono.

En 1995, el MTBE fue añadido a la gasolina durante todo el año en California, Estados Unidos, para cumplir con los requisitos federales de la gasolina reformulada (RFG, por sus siglas en inglés).

En marzo de 1999, por las preocupaciones sobre el MTBE y la contaminación del agua, el gobernador de California ordenó que el MTBE fuera removido a más tardar el 31 de diciembre de 2002.

El MTBE contiene oxígeno y cuando se añade a la gasolina promueve una combustión más completa y reduce la emisión de contaminantes del aire por el escape de vehículos. Este compuesto también recibe el nombre de “oxigenado” cuando se emplea en la gasolina.

El MTBE es considerado un compuesto potencialmente tóxico para la salud del ser humano y  causante de problemas  ambientales. 

Se fabrica al combinar sustancias químicas como isobutileno y metanol; se ha usado desde los años 80 como aditivo para incrementar el octanaje de la gasolina sin plomo.

Compartir