Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

La versión pública de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que reveló la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), advierte que la refinería de Dos Bocas en Tabasco se encuentra en una zona de alto riesgo y que impactará de forma negativa en el medio ambiente.

«El área del proyecto está sujeta a riesgo alto por inundación marina, riesgo alto por inundación fluvial, riesgo muy alto por inundación causado por marea de tormenta, y riesgo muy alto por erosión causado por oleaje de alta energía», advirtió el documento publicado el 18 de junio pasado.

Ya que el predio se encuentra cercano a un cuerpo de agua intermitente, la construcción de cimentaciones, edificios y la colocación de concretos hidráulicos serán una barrera permanente en la infiltración debido al cambio de las condiciones edafológicas, así como en la dirección y velocidad del flujo hidrológico superficial. La modificación de las escorrentías que conducen las aguas pluviales será permanente una vez que se construyan las plataformas sobre las que se desplantarán las plantas de proceso y de servicio», explicó Pemex en la MIA.

La MIA de Dos Bocas consta de dos mil 200 cuartillas y en ellas se detalla que la preparación, operación, construcción y mantenimiento del sitio donde estará la refinería azotará de forma negativa en el agua, el aire, el suelo, la geomorfología, la vegetación y la fauna del lugar.

“Alteración de la calidad del agua pluvial. Modificación de las escorrentías que conducen aguas pluviales. Alteración de la calidad del agua pluvial que se infiltra al subsuelo”, se indica en la MIA.

“Generación de emisiones contaminantes y partículas suspendidas en el aire. Disminución de los patrones de cobertura de la vegetación. Disminución del número de individuos de especies vegetales inducidas que habitan en el área. Alteración de la calidad del suelo. Alteración puntual a los patrones de movilidad de la fauna terrestre.”, son algunos de los afectos que se advierten.

Proyecto calificado de manera positiva

Además, cabe señalar que en el predio donde se proyecta la Refinería de Dos Bocas fueron desmontadas ilegalmente y con anterioridad 300 hectáreas de selva y manglar.

En el Sistema Ambiental Regional donde se ubica el proyecto hay vegetación de manglar –bajo protección especial–, 133 especies de aves, 29 de mamíferos, 27 de reptiles y 16 de anfibios. 

A pesar de lo anterior, “el análisis global del impacto que sea generado por la realización del proyecto se resume de manera positiva en un balance costo-beneficio”.

“En el aspecto económico resulta positivo debido a que la realización del proyecto evitará la importación de combustibles y fomentará la autosuficiencia energética de  México. Así mismo detonará sociales el crecimiento económico del sureste de México, que se había mantenido abandonado hasta la fecha. En el aspecto social, resulta positivo debido a que contribuirá a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la región, con la creación de infraestructura y empleo.”, indica la MIA.

“Aunque el desarrollo del proyecto provocará afectaciones moderadas al ambiente, estas serán controladas, mitigadas o compensadas mediante diferentes sistemas de control ambiental, programas de manejo y de rescate y reubicación de fauna, así como programas de reforestación. Por lo que se espera que las afectaciones se reduzcan y que contribuyan a mejorar la calidad del sistema ambiental a través de la producción de combustibles limpios”, señala el documento.

NR

Compartir