Compartir

Martín Rocha, Jorge Villalpando y Francisco Pazos

La Liga Nacional de Futbol (NFL) no sólo tiene uno de los músculos financieros más poderoso, sino quizá, el más sano del universo deportivo internacional. Su éxito depende de un equilibrio que se basa en finanzas sanas, reglas contractuales transparentes y un sistema equitativo que potencializa la competitividad deportiva de las 32 franquicias que actualmente integran la liga.

Ese equilibrio, que equipara la calidad de los equipos, es la base del modelo financiero conocido como revenue sharing, algo que podría ser traducido como “participación de los ingresos”. La fórmula podría ser acusada de apostar a una especie de socialismo corporativo. Nada más lejano de ello.

›El modelo mantiene la competitividad entre las franquicias e impide que existan equipos “pequeños” que no tengan solvencia económica para contratar a estrellas o que no desarrollen la infraestructura que la liga exige.

La ecuación financiera tiene un reflejo directo en lo deportivo. El objetivo es evitar que, como ocurre en decenas de ligas de futbol profesional, existan equipos como el Barcelona y el Real Madrid, plagados de cracks y siempre disputando, en solitario la punta de la competición.

Los números respaldan su fortaleza. Sus ganancias anuales totales durante 2017 superaron los 14 mil millones de dólares. El equipo promedio tiene valores por dos mil 500 millones de dólares y las ganancias operativas de la liga sumaron 101 millones de dólares por franquicia, de acuerdo con Forbes.

grafs-SB14-15-web-1

El revenue sharing opera a través de acuerdos o pactos entre los propietarios de los equipos y las autoridades de la liga. Su origen se remonta a 1982 con el llamado Trust NFL, con el que los dueños acordaron ceder los derechos televisivos a las cadenas CBS y NBC. El cambio llegó hasta 2004, cuando se logró el master agreement con el que se renegociaron los derechos comerciales, licencias, ingresos y distribución de las ganancias.

Las ganancias se reparten entre las franquicias en porcentajes que varían por rubro. Por ejemplo, la venta de boletaje considerado gate receipts va en 60% a las arcas del equipo local, mientras que el resto se reparte entre los 32 equipos.

32 equipos integran la Liga Nacional de Futbol (NFL, por sus siglas en inglés).

Con esta maquinaria, la NFL comercializa los derechos de transmisión por televisión de los partidos, la venta de boletos y mercancía (souvenirs, ropa, calzado, etc.), derechos del nombre y publicidad local de los estadios y cualquier otro tipo de ingresos.

El total se divide en partes iguales entre los 32 equipos y con esto se calcula el tope salarial; de esta forma, entre 2015 y 2020 los jugadores recibirán aproximadamente el 50% de los ingresos totales de la NFL. El salario mínimo está calculado en 450 mil dólares al año.

Al final, el mecanismo financiero que practica la NFL y las multimillonarias ganancias anuales que genera, ubica a la liga como la más poderosa y la equipara en su conjunto a lo que la Premier League inglesa, la Bundesliga alemana, La Liga española y la Serie A del Calcio italiano generan en su conjunto.

Apuesta por la competitividad

La liga de futbol americano más seguida alrededor del mundo no alcanzaría los rincones que toca si el éxito de su fórmula económica no se reflejara en la competitividad de los equipos que la integran.

›La base fundamental del éxito radica en los equipos de futbol americano de todas las universidades del país, nutren de jugadores e incluso entrenadores, a los equipos profesionales.

Para mantener la competitividad, calidad y el equilibrio entre todos los competidores, la liga creó un esquema de selección de los jóvenes universitarios —conocido como draft— donde el equipo con menos victorias en la temporada anterior detenta el derecho a la primera selección de los jugadores universitarios más destacados.

La selección de los novatos se lleva a cabo en siete rondas. De esta forma, el equipo campeón se queda con la última selección. También está permitido que entre los equipos negocien jugadores, selecciones e intercambios que pueden saldarse con dinero o con posiciones en el draft

14 mil mdd fueron las ganancias totales de la NFL en 2017.

Los jugadores seleccionados y en activo negocian con sus equipos las condiciones contractuales, pero todas las franquicias están sujetas a un acuerdo para limitar el gasto en los salarios de los jugadores, lo que se conoce como tope salarial. Ningún equipo puede excederse de este máximo destinado para cada campaña, y éste se ajusta temporada tras temporada, con base en los ingresos de la liga. El objetivo sigue siendo el mismo: mantener la equidad entre todas las escuadras. 

La cifra acordada en 2017 para pagar la nómina de los 53 jugadores registrados en cada uno de los equipos fue de 168 millones de dólares

grafs-SB14-15-web-2

Super mina de or0

Este año, la cadena NBC, propietaria de los derechos de transmisión, recibirá alrededor de cinco millones de dólares por cada spot publicitario de 30 segundos. El mismo costo se mantuvo para los primeros minutos que seguirán en los que se transmitirá un episodio de estreno de la serie This is Us, el cual arrastrará un alto porcentaje del rating que logre el Super Bowl.

70 por ciento de los aficionados a los Patriotas de Nueva Inglaterra en México tienen entre 18 y 35 años de edad.

El año pasado, la cadena Fox cobró prácticamente la misma tarifa por comercial y hace una década el costo era de 2.4 millones de dólares. Desde 2010, la audiencia para el Super Bowl rebasa los 100 millones de espectadores a nivel mundial a pesar de la caída en los ratings que sufren las cadenas de televisión.

ES DE INTERÉS | 

Super Bowl, el día que el mundo se vuelve un ovoide

Un espectáculo apto para los millennial

Los comerciales que no te debes perder del Super Bowl 2018

Llegó el Super Bowl LII y nosotros te decimos dónde disfrutarlo

Compartir