Compartir

Redacción ejecentral

Una investigación abierta de la Procuraduría General de la República (PGR) apunta a que la organización Guerreros Unidos tiene una nueva conformación en la que se incluyen mujeres, entre ellas las esposas de los líderes que han sido detenidos.

La escisión del Cártel de los Beltrán Leyva, que ha sido identificada como una de las que ha extendido sus operaciones en Estados Unidos, según la Administración para el Control de Drogas (DEA),

Algunas de las mujeres han tomado parte del control y las decisiones al interior del cártel que distribuye heroína en Estados Unidos, con un perfil bajo y después de las detenciones de los presuntos implicados en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en septiembre de 2014, según informa El Universal.

Además, se han unido a la nueva conformación, las esposas de los jefes de sicarios, quienes también fungen como mandos, pero como halcones.

María de los Ángeles Moreno, esposa del ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, fue la que inició con la toma de poder femenino en el cártel, según el detenido Sidronio Casrrubias Salgado, máximo líder de Guerreros Unidos, quien dijo que ella era la principal operadora financiera y, junto a su esposo, actuaban desde la presidencia municipal.

Sidronio Casarrubias llegó al mando de la organización, tras la captura, el 30 de abril de 2014, de Mario Casarrubias “El Sapo”, hermano y fundador de Guerreros Unidos, que opera principalmente en Guerrero, Estado de México y Morelos.

Meses más tarde, el 17 de octubre de 2014, Sidronio fue detenido en el Estado de México, y fue su hermano Adán “El Tomate” quien quedó al mando, y quien se disputa las plazas con la organización de Los Rojos, ambas organizaciones fueron escisiones de los Beltrán Leyva. (FOTO: Especial) MAAZ

Compartir