Compartir

Redacción ejecentral


redaccion@ejecentral.com.mx

La primera acusación penal que enfrenta el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, exhibirá el primer entramado de posibles sobornos y operaciones presuntamente ilícitas que causaron un daño patrimonial a la empresa productiva del Estado por 193.9 millones de dólares.

Se trata de la compra del Grupo Fertinal, que fue calificada como irregular por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y que luego comenzó a investigar la Secretaría de la Función Pública (SFP) desde la pasada administración. Ahora, la Fiscalía General de la República, después de “dos meses de diligencias”, identificó tres delitos: cohecho, defraudación fiscal y lavado de dinero.

En diciembre de 2018 ejecentral detalló cómo Pemex Fertilizantes, que entonces dirigía Édgar Torres Garrido y contra quien también se habría girado orden de captura, adquirió “a precios inflados” la empresa, que terminó por favorecer a empresarios de Altos Hornos de México (AHMSA), que se encuentran en los pasivos del Instituto de Protección para el Ahorro Bancario (IPAB).

La investigación concluida por la SFP en la gestión de Arely Gómez y reforzada por el avalúo de la consultora Mancera S.C., sostiene que al principio esa adquisición preveía una ganancia de 302 millones de dólares para la empresa productiva del Estado, pero tras concluir el avalúo se identificó la perdida fiscal. 

Ya en la compra de Fertinal y la planta Agro Nitrogenados, en el papel se adquirieron activos por un valor de avalúo de 15.2 millones de dólares, que fueron pagados mediante un crédito bancario para la adquisición de las acciones por 209.1 millones de dólares. La pérdida fiscal para Pemex Fertilizantes sumó 193.9 millones de dólares.

A cuentas. Emilio Lozoya Austin fue director de Petróleos Mexicanos entre 2012 y 2016. Foto Cuartoscuro

“La inversión realizada se estima será recuperada en menos de 36 meses, una vez que se integren las operaciones a Pemex Fertilizantes. La capacidad productiva de la empresa recientemente adquirida, sumada a la capacidad de producción del complejo petroquímico de Cosoleacaque de Pemex, así como a la producción que se obtendrá en la planta de fertilizantes nitrogenados que se está rehabilitando en Pajaritos, Veracruz, le permitirán a Pemex Fertilizantes llegar a una producción de casi 3.5 millones de toneladas de fertilizantes al año, con una facturación total anual de cerca de 2 mil millones de dólares, colocándose así entre las primeras 15 compañías productoras y comercializadoras de fertilizantes en el mundo”, según consta en el comunicado número 10 de Pemex del 29 de enero de 2016, cuando Lozoya era su director.

Pero en realidad Pemex adquirió Agro Nitrogenados, cuyas instalaciones y maquinaria tienen más de 30 años de antigüedad y 14 años inactivos, como “chatarra”, según los resultados de la auditoría realizada a la cuenta pública 2015 por parte de la ASF, pues las instalaciones de la empresa eran inservibles. 

10 MILLONES de dólares habría pagado la empresa brasileña Odebrecht a Lozoya para obtener contratos de obra durante el gobierno de Peña Nieto.

Como corolario, Sadcom, una de las compañías que componen Grupo Fertinal, y con la cual supuestamente Pemex buscó impulsar la industria de fertilizantes, resultó ser una empresa fantasma o fachada. 

Compartir