FOTO: Archivo

Compartir

Redacción ejecentral

Esta semana el periodista Carlos Loret publicó la fotografía del exgobernador de Chihuahua, César Duarte, en una cafetería de Albuquerque con uno de sus abogados.

La revelación gráfica llevaba a un descubrimiento mayor. Desde el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se ha pedido su extradición, pero por una o por otra razón no se ha concretado.

Dicen los que saben, que cada vez que el nuevo gobierno mexicano les toca el tema, los estadounidenses lo evaden. Esto porque, confiaron desde el círculo de don César, desde hace más de un año y medio entró en contacto con el Departamento de Justicia y se ofreció como testigo cooperante.

Oséase, por lo pronto el ex de Chihuahua está protegido por la justicia estadounidense, a la que le ha ido contando las cosas que se hacían (o hacen) en México, es por eso que, como le hemos contado, ya tiene visa
hasta para trabajar y puede viajar por todo Estados Unidos, eso sí, sin salir del territorio, porque pierde toda la protección.

Compartir