Foto: Archivo

Compartir

Redacción ejecentral

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió recomendaciones por la inadecuada atención médica que dos mujeres recibieron en hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a causa de lo cual murieron.

Una de las víctimas de 61 años y con antecedentes de hipertensión, se presentó en la Unidad de Medicina Familiar No. 52, en el Estado de México, el 18 de noviembre de 2016 presentó dolor de rodillas y de cabeza; sin embargo, el médico que la atendió sólo registró el peso, talla y temperatura, limitándose a prescribirle “diclofenaco”.

Al día siguiente la mujer presentó convulsiones y desmayo, por lo que fue trasladada al área de urgencias del Hospital General 57, donde se le diagnosticó derrame cerebral. Derivado del deterioro de su salud falleció el 6 de diciembre de 2016, y al analizar su expediente, se detectaron omisiones como la falta de exploración física, resumen clínico, diagnóstico y tratamiento adecuado.

La otra víctima, una mujer con 37 semanas de embarazo acudió con malestar general y temperatura corporal elevada a la Unidad de Medicina Familiar 65, siendo canalizada al Hospital General de Zona 14, donde se le diagnosticó como: “caso sospechoso de dengue, cervicovaginitis e infección de vías urinarias”, lo cual se confirmó dos días posteriores a su ingreso.

Su estado de salud se agravó y se solicitó la interrupción del embarazo, lo que en opinión del personal médico de la CNDH, debió realizarse desde su ingreso a dicho nosocomio cuando se encontraba más estable.

El personal médico que la atendió, desestimó su embarazo de alto riesgo por la infección por virus del dengue, siendo hasta el 19 de octubre de 2014, cuando ingresó a la Unidad de Cuidados Intensivos y aun cuando uno de los médicos tratantes indicó que se activó el Equipo de Respuesta Inmediata Obstétrica (ERI), no se demostró el trabajo realizado en pro de la víctima, quien falleció.

Por lo anterior, la CNDH solicitó al director general del IMSS que, en coordinación con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, en ambos casos se repare integralmente el daño ocasionado a los familiares de las víctimas, proporcionándoles atención psicológica, tanatológica y compensación, además de inscribirlos en el Registro Nacional de Víctimas.

NR

Compartir