Compartir

Francisco Pazos

Durante 2016, las economías de Oaxaca y Chiapas —estados con los índices de pobreza más profundos a nivel nacional—, junto con Tabasco y Campeche sumaron una contracción equivalente a 14%, respecto al total del crecimiento del Producto Interno Bruto Nacional (PIB), integrado por las aportaciones de las entidades federativas.

El comportamiento de las economías estatales fue publicado por el Instituto de Estadística y Geografía (Inegi) para el ejercicio fiscal 2016, en el que a nivel nacional se contabilizaron aportes al Producto Interno Bruto, calculado por entidad federativa en 18 billones 841 mil 226 millones de pesos.

Las cifras presentadas por el Inegi reportaron que durante 2016 el crecimiento anualizado del PIB atribuible a los estados del país fue de 2.7%, en comparación con ese mismo indicador de 2015. En este contexto, seis entidades arrojaron cifras negativas con retrocesos en el crecimiento de sus economías, cinco más con un crecimiento por debajo de la media nacional y 21 con avances superiores.

La contracción más pronunciada la tuvo Tabasco con -6.3% y fue seguido por Campeche, el cual reportó un retroceso de 5.8% en su PIB doméstico; en esa misma región, Chiapas tuvo una contracción medida de 1.1% y Oaxaca de -0.9 por ciento.

Las cifras negativas también impactaron en dos entidades al norte del país: Tamaulipas, que alcanzó los mayores índices de violencia a nivel nacional y en donde el retroceso fue de -0.8%, además de Zacatecas, del que se obtuvo una caída a nivel estatal de -0.2 por ciento.

En el extremo opuesto de la tabla de las aportaciones estatales al PIB nacional fueron ubicados la Ciudad de México, la cual aportó 0.79%, Jalisco con un aporte de 0.31% y el estado de México con 0.25%. En total, entre estas tres entidades el aporte al crecimiento comparado para 2016 fue de 1.35%, lo que significa que en su conjunto empujaron la mitad del total de las aportaciones estatales al PIB nacional.

Las economías más sanas

En términos nominales, la Ciudad de México, el estado de México, Nuevo León, Jalisco, Veracruz, Guanajuato, Coahuila, Sonora, Chihuahua, Puebla y Baja California aportaron en su conjunto 66.5% del PIB nacional durante 2016, dio a conocer el Inegi.

Entre estas entidades, fue la capital del país la que con un aporte contabilizado de 3.1 billones de pesos transfirió la mayor cantidad de recursos al crecimiento nacional. Le siguieron el estado de México con 1.6 billones, Nuevo León y Jalisco con 1.3 billones, respectivamente, y Veracruz con 885 mil 891 millones de pesos.

Por sectores productivos, los resultados del ejercicio fiscal 2016 mostraron movimientos en el grado de aportaciones de las entidades federativas. En el sector primario, integrado por las actividades agrícolas, cría y explotación de ganado y aprovechamiento forestal, pesca y caza sumaron una aportación de 673 mil 975 millones de pesos.

De esa cifra, Jalisco tuvo la mayor aportación con 11.3%, Michoacán 9.4%, Sinaloa 7.7%, Veracruz 7.2%, Chihuahua 6.4%, Sonora 5.9%, Guanajuato 4.4%; Puebla y el estado de México con 3.8%, cada uno. En este sector, la Ciudad de México no ocupa una posición relevante.

Aunque en el rubro en el que sí figura la capital y además lleva mano es en el sector terciario correspondiente al comercio y servicios, al ocupar la primera posición. Le siguieron en 2016, el estado de México, Nuevo León, Jalisco, Veracruz, Guanajuato; Puebla, Baja California, Michoacán, Chihuahua, Tamaulipas; Coahuila, Sonora y Sinaloa. En total, la aportación del sector fue de 76.6 por ciento.

grafs-inegi-redes

Compartir

error: Contenido protegido.