En la imagen, John Ratcliffe. Foto: AFP

Compartir

AFP

El jefe de inteligencia de Estados Unidos, Dan Coats, dejará el cargo el 15 de agosto, anunció el domingo el presidente Donald Trump, en lo que constituye la última salida de un alto funcionario de su controvertida administración.

Trump adelantó a través de su cuenta de la red Twitter que planea nominar al congresista John Ratcliffe, de Texas, como nuevo director de Inteligencia Nacional, un puesto que supervisa y coordina las actividades de la CIA, la NSA y otros servicios secretos estadounidenses. 

«Un exfiscal de EEUU, John liderará e inspirará la grandeza para la nación que ama», escribió Trump en referencia a Ratcliffe, que sirve en los comités de inteligencia, judicatura y seguridad nacional de la Cámara de Representantes.

Durante su mandato, Coats tuvo varios desencuentros con Trump respecto a temas importantes como la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016 o la desnuclearización de Corea del Norte e Irán, pero siempre intentó evitar una disputa abierta con el presidente. 

Coats sostuvo las conclusiones de la inteligencia estadounidense sobre la existencia de una injerencia rusa en la campaña estadounidense. También criticó públicamente la decisión de Trump de mantener un encuentro a puerta cerrada con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Helsinki en julio de 2018, solamente con sus intérpretes respectivos. 

El director de Inteligencia reconoció que no se le había informado de la reunión entre los dos mandatarios. 

«Si me hubiera preguntado cómo debía llevarse ese tema, habría sugerido otra manera», declaró entonces Coats. 

La voluntad de Trump de negociar directamente con el líder norcoreano, Kim Jong Un, para lograr la desnuclearización de la península coreana fue otro motivo de desencuentro entre Coats y el mandatario republicano. 

Coats mostró su desacuerdo con la forma de proceder de Trump en su informe anual sobre las amenazas mundiales. «Seguimos considerando que Corea del Norte no abandonará probablemente todas sus armas nucleares y sus capacidades [en ese ámbito], aunque intenta negociar medidas de desnuclearización parcial para obtener importantes concesiones estadounidenses e internacionales», escribió. 

Si el Congreso aprueba el nombramiento de Ratcliffe, Trump tendrá a un jefe de inteligencia más cercano a sus posiciones. 

Un candidato más cercano a Trump

Ratcliffe declaró, por ejemplo, que no había comprobado que una injerencia de Rusia en la campaña presidencial de 2016 contribuyera a la victoria de Trump y apoyó al presidente republicano en su conflicto con Irán. 

El candidato de Trump defendió a éste en el Congreso y fue muy crítico con dos de sus adversarios, el jefe del FBI James Comey, despedido por el presidente, y el fiscal especial Robert Mueller, a cargo de la investigación sobre Rusia. 

La marcha de Coats se une a una larga serie de salidas por parte de altos funcionarios de la administración de Trump, entre ellos el secretario de Defensa Jim Mattis, la directora de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen, el jefe de personal John Kelly y el secretario de Estado Rex Tillerson.

-MM

Compartir