Foto: Archivo

Compartir

Redacción ejecentral

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) expresó su preocupación por la falta de acceso a las instituciones de salud como prestación laboral de más de 16.3 millones de mexicanos asalariados, así como 30 millones de personas ubicadas en la categoría del sector informal.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2016 del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) y de la Memoria Estadística del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en ese año hubo 1,408 defunciones por riesgo de trabajo, de las que 986 fueron provocadas por accidentes de trabajo, 399 consideradas por accidentes en trayecto al centro laboral y 23 como consecuencia de enfermedades de trabajo, con la probabilidad de que tales cifras se incrementen o persistan, en el mejor de los casos.

Lo anterior, a pesar de que la seguridad y salud en el trabajo están contempladas en documentos que van desde la Constitución Política en su artículo 123, la Ley Federal del Trabajo, la legislación sobre seguridad social y las normas oficiales mexicanas, sin omitir la trascendencia de las disposiciones emitidas sobre el tema en el marco de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En víspera del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo –28 de abril—, este Organismo Nacional destaca la importancia de observar las normas relativas a la seguridad y salud en el entorno laboral de fuente nacional e internacional, así como valorar los procedimientos de inspección encaminados a garantizar el cumplimiento de las disposiciones de la materia.

La CNDH recuerda también que, en virtud de la Reforma Constitucional de junio de 2011, el artículo 1º de la Carta Magna reconoce como propios a los derechos humanos previstos en tratados internacionales en los que el Estado mexicano sea parte, dentro de los que se inscriben aquellos adoptados por México en el marco de la OIT. TB

Compartir