Compartir

Víctor Sánchez Baños

Es muy difícil hacer compatibles la política y la moral.

Sir Francis Bacon, pensador inglés

Formalmente, aunque desde hace varias semanas las patadas debajo de la mesa se dan con intensidad, el proceso electoral del 2015, dio inicio en medio de descalificaciones de los ciudadanos a los políticos.

Aunque cada partido político tiene su propio mecanismo y tiempos de selección de sus candidatos, es claro que a partir de ayer iniciaron sus plataformas de selección de sus candidatos para puestos de elección popular para los comicios del 2015.

El Revolucionario Institucional, que lleva ventaja en las encuestas, tomó la delantera para calmar los ánimos internamente. De los 244 candidatos que el PRI debe postular para renovar la Cámara de Diputados en 2015, 127 se elegirán por el proceso de convención de delegados y 117 mediante postulación de candidatos.

Este mes se espera que lancen la convocatoria de unas tres candidaturas para gobernador. Algunos de los dirigentes del tricolor piensan que ello se consolidará para la primera semana de enero.

Pero, la efervescencia no se hace esperar para los otros dos partidos insignia o mayoritarios como el PRD y el PAN, donde sus dirigentes, arlos Navarrete y Ricardo Anaya, respectivamente.

En este partido las cosas se está cocinando con fiesta en paz. Bueno, eso es de dientes para afuera, ya que Anaya deja que las fuerzas internas de cada sección o región del país, tome sus decisiones aunque los caciques azules son los toman decisiones, como es el caso de Marcelo de los Santos en San Luis Potosí, donde los aspirantes pasan todos los días para rendirles pleitesía.

En el PRD están más preocupados por salvar el pellejo los actuales dirigentes, encabezados por la corriente de los Chuchos, ya que Morena corteja de tal forma a las cabezas de otras de las tribus opositoras con puestos de elección popular. Para lograr posiciones en esa apéndice de la izquierda, sólo se logra con una “amistad” con su mesías, perdón líder moral, Andrés Manuel López Obrador o por lo que pueda aportar en económico a ese partido. Pero, de esto les estaré platicando con más detalle en próximos días.

En 2015, se realizarán elecciones en 7 estados de la República. En 9 entidades cambiarán su gobernador, y más de mil alcaldías, sus administraciones. Se renovará la Cámara de Diputados federal y más de la mitad sus congresos locales.

Al interior de los partidos políticos registrados hay una intensa lucha donde unos 40 diputados y senadores se preparan para medir fuerzas con otros políticos locales. Sin embargo hay un factor que podría llevar al desaliento al electorado.

Los políticos y especialmente los partidos, están en su peor momento de aceptación de la comunidad, después de conocerse los nexos entre criminales con gobernantes emanados de esos institutos. Ese es el castigo a políticos amafiados.

No será fácil perdonar a organizaciones como, las de izquierda, que presos de su ambición de poder y dinero,  tomaron alianzas con crimínales que han hartado a toda la sociedad mexicana.

PODEROSOS CABALLEROS.- Pero, en el caso concreto de Michoacán y Guerrero, todos los políticos quieren elecciones. Esto a pesar de los altos riesgos para la comunidad ya que grupos de delincuentes quieren intimidar a los candidatos. Se esperan comicios reñidos en Michoacán, con Luisa María Calerón por el PAN, Silvano Aureoles por el PRD y ose Ascendió  Orihuela por el PRI. Los tres tienen con qué para darle fuerza a ese proceso electoral.*** El dirigente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, aseveró, al igual que Carlos Nvarrete y Ricardo Anaya, del PRD y del PAN respetivamente, que habrá elecciones en los estados de Michoacán y Guerrero previstas para junio del próximo año. Comprometió a todos los sectores de la sociedad a contribuir para que haya una copiosa participación no solo con el objetivo de cumplir con una obligación jurídica, sino con la posibilidad de ejercer un derecho. Sin embargo, el horno no está para hacer bolillos.*** Ahora, en el caso de Guerrero, concretamente en Acapulco, las cosas están peor que calcinándose. La desaparición del presidente municipal de Cocuya, César Miguel Peñaloza, complica aún más el complejo panorama de esa entidad. Peñaloza podría haber desaparecido porque teme que lo detengan en la PGR por le desaparicón de los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa o, como sus familiares temen, podría haber sido secuestrado y desaparecido. Aquí abría una pregunta a la PGR de Jesús Murillo Karam: ¿por qué no le colocaron una escolta para evitar suspicacias? Por si fuera poco, a diario se dan cuatro asesinatos a balazos en Acapulco, lo que ahuyentó al turismo a ese balneario en estas fechas. Acapulco, dicen algunos, se convirtió en turismo extremo, pero muy “extremo” donde la vida corre peligro y en donde hasta al alcalde lo secuestran por varias horas.

Comunícate: vsanchezb@gmail.com

Twitter, Facebook, Printerest: vsanchezbanos

Compartir