Compartir

Brenda Mireles

Las vacunas de Moderna y Pfizer están a la vuelta de la esquina, pero su aplicación no está exenta de riesgos. Médicos estadounidenses alertan de los efectos secundarios que tendrían los pacientes, los cuales van desde fiebre y agotamiento hasta dolores de cabeza, brazos y cuerpo.

Sandra Fryhofer, integrante de la Asociación Médica Estadounidense, aclaró que las dos dosis que precisan las vacunas “no serán un paseo por el parque”, y alertó que los síntomas que se presentan tras la segunda aplicación podrían incluso ser motivo de un permiso laboral.

Después de que los participantes en los estudios de Moderna y Pfizer informaran al portal CNBC experimentar fiebre alta, dolores corporales, fuertes dolores de cabeza, agotamiento y otros síntomas, las compañías farmacéuticas admitieron que sus respectivas fórmulas podrían inducir estos efectos que incluso podrían ser similares a una forma leve de Covid-19.

Fue durante una reunión entre personal médico y asesores de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) cuando los expertos señalaron la importancia de que haya transparencia sobre estos posibles efectos secundarios.

El desconocimiento de los síntomas podría provocar que las personas no se apliquen la segunda dosis, con lo que se inutilizaría cualquier efecto de prevención de la Covid.

La doctora Fryhofer puso como ejemplo el caso de una mujer de 50 años que experimentó una fuerte migraña que la inhabilitó durante un día después de participar en un estudio de Moderna, y recomendó que la compañía informe de forma honesta a los pacientes del tiempo que se requiere para superar estos malestares y lo que pueden experimentar.

Al respecto, Patsy Stinchfield, una enfermera practicante de Children’s Minnesota, aclaró que presentar síntomas después de una vacuna es un proceso inmune regular, y recomendó a las autoridades encargadas cuidar el lenguaje con el que se comunicarían los detalles de esta respuesta corporal.

Pese a estos inconvenientes, tanto los doctores como los asesores de los CDC coinciden en que es mejor alternativa enfrentarlos que enfermar de Covid-19, una recomendación tanto para las empresas como para las personas. 

Compartir