Compartir

Juan Carlos Rodríguez

El presidente Andrés Manuel López Obrador considera que es injusto descalificar la estrategia de México contra la pandemia de Covid, sólo porque el país es el tercer lugar del mundo con más fallecimientos; después de Estados Unidos y Brasil. Y tiene razón, pero sólo parcialmente.

Para hacer comparaciones equilibradas, se debe tomar en cuenta el tamaño de la población de cada país, por lo que lo más justo es calcular el número de decesos por cada millón de habitantes. Aplicando este filtro, México pasa del tercer lugar al décimo primero, con una tasa de 398 muertos por cada millón de personas.

›Ahora, los que se encuentran en las primeras posiciones son Bélgica (851 muertos por cada millón de personas), Reino Unido (686), Perú (625), España (610), Italia (582), Suecia (570), Chile (523), Estados Unidos (497), Brasil (471) y Francia (464).

De aquí sale la declaración de López Obrador del pasado viernes, en la que dijo que México era quinto lugar del continente americano en muertes por el nuevo coronavirus.

Y si nos vamos a resultados, yo les diría que, en el continente americano, estamos en el quinto lugar en fallecimientos. Nos duele mucho, y ya dije que son hasta de mal gusto las comparaciones, pero son más los fallecidos —de acuerdo a la población— en Estados Unidos, en Brasil, en Chile, en Perú, que en México; y si nos comparamos con Europa, son más los fallecidos en España, en Francia, en Inglaterra, que en México”, dijo el mandatario durante una gira de trabajo por Los Cabos, en Baja California Sur.

El Presidente considera un logro estar mejor que los 10 países con la mayor tasa de mortalidad, pero pierde de vista que hay más de 200 naciones con una mejor situación que la de México.

En términos demográficos, hay nueve países que tienen mayor población. De ellos, sólo Estados Unidos y Brasil tienen una mortalidad superior. China, cuya población es 11 veces más grande que la de México, tiene sólo tres muertes por cada millón de personas, India, con 10 veces más personas, tiene una tasa de 31; Indonesia, con el doble de habitantes, tiene 21 muertes por cada millón; y Rusia, con 146 millones, tiene una tasa de mortalidad cuatro veces más pequeña que la de nuestro país.

El lenguaje secreto de las estadísticas, tan atrayente a una cultura que se basa en los hechos, se emplea para causar sensación, deformar, confundir y simplificar en demasía”, escribe Darrel Huff en su texto Cómo mentir con estadísticas. Más adelante agrega: “Una estadística bien presentada engaña, pero no revela la fuente del engaño”.

Aplicando el criterio del presidente López Obrador, si enlistamos a los 28 países de América (sin tomar en cuenta las islas con menos de medio millón de habitantes) en función de las menores tasas de mortalidad, México queda entre los sotaneros. 

Los países que han dado mejores resultados en el combate a la pandemia son Jamaica y Belice, con cinco muertos por cada millón de personas; Trinidad y Tobago (6), Venezuela (7), Cuba (8), Paraguay (10), Uruguay (11), Haití (16), Nicaragua (11) y Guayana (28), varios de los cuales tienen una economía menor a la mexicana y una capacidad hospitalaria menos robusta.   

Compartir