Compartir

Bet Birai Nieto

La posibilidad de que el mundo conozca las maravillas que ofrece un sitio en cuanto a su importancia histórica, natural y cultural puede asegurar a futuras generaciones que las mejores cosas del planeta serán preservadas por mucho tiempo.

En el mundo hay mil 70 lugares catalogados como Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés). Y al menos seis países conjuntan casi el 30% de toda esta riqueza, de los cuales China e Italia están a la cabeza con más sitios inscritos, sumando 55, respectivamente. Le siguen España con 48, Alemania con 46, Francia 45 e India 38. 

De estos sitios patrimonios más de 800 corresponden a espacios culturales, 200 más, naturales y al menos 40 de ellos son mixtos, es decir que albergan  valor natural y cultural.

En Latinoamérica, México aparece en la lista con 35 sitios considerados Patrimonio de la Humanidad; entre ellos, los centros históricos de las ciudades de Guanajuato, Zacatecas, Puebla y Michoacán, por mencionar algunos. Es nuestro país, en toda América, al que el organismo internacional le ha concedido más distinciones  y el sexto a nivel mundial.

Génesis de un proyecto

La iniciativa para armar un listado que incluyera estos sitios inició tras la construcción de la presa de Asuán, en Egipto, que en 1959 inició una campaña internacional de rescate del patrimonio de ese antiguo imperio. 

Fue entonces que la Unesco tomó la iniciativa de conformar el proyecto de protección del patrimonio cultural como algo común para la humanidad.

Aunque para ser incluidos en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, los sitios deben tener un valor universal excepcional y cumplir al menos uno de 10 criterios de selección creados por la organización. Esto es que, según la organización internacional, un sitio tiene un valor universal excepcional cuando tiene un significado cultural o natural que trasciende las fronteras nacionales y, por lo tanto, es de gran relevancia para las generaciones actuales y futuras de toda la humanidad. 

Compartir