Foto: AFP

Compartir

AFP

Cuatro personas, entre ellas un policía, murieron este lunes en un ataque a la Bolsa de Karachi, la capital financiera de Pakistán, reivindicado por un grupo independentista de la provincia de Baluchistán.

El policía, así como tres guardias de seguridad fallecieron en el ataque. El jefe de la policía local, Ghulam Nabi Memon, dijo que los cuatros asaltantes murieron por disparos.

Los asaltantes llegaron en coche frente al edificio, lanzaron granadas y empezaron a disparar, declaró Ghulam Nabi Memon.

«Hacia las 10:00 [05:00 Horas GMT], intentaron entrar en el edificio. Pero fueron interceptados en la valla que hay enfrente», dijo a la AFP Ahmed Chinoy, un miembro del comité de dirección de la Bolsa de Pakistán, donde están las bolsas de Karachi, Lahore e Islamabad.

Inicialmente la policía de la ciudad dio la cifra de seis muertos pero la revisó a la baja. El hospital de Karachi, que recibió los cuerpos, confirmó el nuevo balance.

Mohammad Rafiq, un miembro del equipo de élite de la policía provincial, explico

Disparé a matar a uno de ellos (…) El segundo tipo me vio (..) sacó una granada. Disparé contra su mano dos veces y su arma cayó

El Ejército de Liberación de Baluchistán (BLA) reivindicó en Twitter el ataque cometido por miembros de su Brigada Majeed, una unidad de combatientes kamikazes que aseguró haber tomado durante un tiempo «el control de la zona».

«Abrimos una investigación y muy pronto llegaremos a los responsables» del ataque, dijo el ministro del Interior, Ijaz Ahmad Shah, en un vídeo publicado tras el ataque.

El BLA publicó una foto de cuatro hombres jóvenes vestidos de militar y con fusiles kaláshnikov en un paisaje desértico y aseguró que era los autores del «ataque suicida» contra la Bolsa.

Tras el ataque, la bolsa continuó su actividad normalmente. El analista Mohammed Sohail dijo en Twitter:

«Las transacciones tiene lugar sin problemas y continúan. El índice de referencia PSX es uno de los más eficaces de Asia hasta ahora. Es la resiliencia de Pakistán»

La provincia de Baluchistán, fronteriza con Afganistán e Irán, es la más grande y pobre de Pakistán pese a sus hidrocarburos y minerales.

También es la más inestable y en los últimos años el movimiento de insurrección separatista y la violencia de grupos islamistas provocaron centenares de muertos.

El BLA ya cometió otro atentados contra símbolos de lo que considera el saqueo de sus recursos por parte del gobierno de Pakistán.

El grupo también atacó intereses de China, que hizo grandes inversiones en Pakistán incluyendo el puerto de aguas profundas de Gwadar, en Baluchistán

El ataque contra la bolsa de Karachi tuvo lugar diez días después del lanzamiento de una granada contra una fila de espera en una oficina de ayuda social, que causó un muerto y ocho heridos.

Tras una década de violencia en Pakistán, donde hubo atentados casi a diario, la violencia se redujo considerablemente en el país y ataques como el de la Bolsa son ahora excepcionales.

La ciudad portuaria de Karachi conoció durante años una fuerte criminalidad, pero últimamente era más segura debido a una importante presencia de las fuerzas de seguridad. OM

Compartir