Foto: AFP

Compartir

AFP

Después de seis meses de una escolaridad interrumpida o fuertemente perturbada, millones de alumnos en Francia, Bélgica o Gran Bretaña volvieron el martes a las escuelas, reorganizadas para evitar la propagación del Covid-19.

Los pequeños franceses, belgas y británicos abrieron este martes por la mañana el baile del mes. Los alemanes, norirlandeses o escoceses los precedieron en agosto.

Se trata de todo un desafío para las autoridades. Los niños que volvieron a sus centros escolares no se encontraron con la escuela de «antes», dadas las medidas sanitarias excepcionales que rodean el regreso.

Entre ellas, alumnos por clase a menudo reducidos como en Grecia o en Bosnia, cursos acortados, mascarillas obligatorias a partir de los 11-12 años o desde más pequeños aún en Grecia. Las autoridades quieren evitar a toda costa que las escuelas se conviertan en focos de propagación de Covid-19.

En Francia, 12,4 millones de alumnos de todos los niveles volvían este martes a clase,  «en el respeto de las prescripciones emitidas por las autoridades sanitarias», como la mascarilla obligatoria para los profesores y los alumnos a partir de 11 años, incluso en el exterior del centro.

El ministro francés de Educación, Jean-Michel Blanquer, considera que el nuevo protocolo sanitario es «simple y claro», pero algunos profesores, que ya iniciaron el regreso el lunes, lamentan que haya «puntos de interrogación» en cuanto a la organización en los comedores o en los patios de recreo.

En algunos países, los niños saldrán por turnos al recreo, para evitar la masificación. Es el caso de Grecia donde el regreso escolar previsto el 7 de septiembre fue retrasado este martes por una semana hasta el día 14.

En el Reino Unido, se desaconseja a los padres de los alumnos permanecer durante mucho tiempo en el establecimiento. En Londres, la compañía de transportes colocó autobuses especiales para transportar a los alumnos.

«Vida escolar normal»

Los profesores también están preocupados por el regreso al colegio de los niños que desconectaron totalmente durante el confinamiento.

La Unesco advirtió este martes que solamente uno de cada tres alumnos en el mundo, sobre un total de 1.500 millones, volverá a su escuela al final del verano boreal, y que los otros permanecerán «sin colegio» o «en la incertidumbre» vinculada a una educación total o parcial a distancia.

Julia Siata, profesora de inglés en Marsella (sur de Francia), se preguntaba este martes «¿cómo lograr conectar con los jóvenes con la mitad del rostro cubierto por una mascarilla?».

En Bruselas, Martin, a punto de cumplir 13 años, dijo estar «entusiasmado» de volver a ver a sus amigos y a la vez «estresado» por las condiciones particulares de este ciclo escolar.

Bélgica también mantuvo la vuelta a clase este 1 de septiembre ya que su primera ministra, Sophie Wilmès, considera «fundamental que los niños puedan reanudar una vida escolar normal o tan normal como sea posible».

Una opinión compartida por el gobierno británico, según el cual los beneficios del retorno a clase (esta semana en Inglaterra y en Gales) son más importantes que los riesgos potenciales.

Bélgica, de 11.5 millones de habitantes, tiene uno de los niveles más altos de letalidad de Covid-19 en el mundo en relación con la población, por detrás de Perú. 

Por ello ha previsto estrictas medidas para evitar los eventuales contagios, como la obligación de limitar a cinco personas fuera del hogar «los contactos sociales cercanos» (posibles a menos de 1.5 metros sin mascarilla) hasta el 1 de octubre.

En España, donde la vuelta al cole se escalona del 4 al 15 de septiembre, dependiendo de las regiones, será obligatoria la mascarilla para los mayores de seis años, todo el tiempo. OM

ES DE INTERÉS|

Tras 7 meses cerrados, reabren todos los colegios en Wuhan

Solo un tercio de alumnos del mundo vuelve al colegio por covid: Unesco

Macro mantiene campaña de presión a clase política de Líbano

Detienen al máximo comandante del Estado Islámico en Turquía

Compartir