Foto: Shutterstock.

Compartir

Redacción ejecentral

Con la pérdida de peso o el paso del tiempo, reducimos la producción de elastina y colágeno; esto disminuye la función tensora de la piel interna de nuestros brazos y empezamos a perder elasticidad. Es cuando aparece el famoso reto del salero y nadie quiere mover esa zona para que no se note la flacidez. Para contrarrestarlo existe un procedimiento quirúrgico: la braquioplastia.

›Por medio de este lifting de brazos, es posible reducir la cantidad de grasa, elevar el tejido y eliminar la flacidez, para que nuestros brazos se vean de nuevo completamente estilizados.


Para llevarlo a cabo, lo primero es acudir a una cita con un cirujano plástico certificado para que realice un estudio de la zona y así determine si eres candidata a realizarlo. El proceso tiene una duración aproximada de dos horas y es llevado a cabo con anestesia local y sedación. 

Por medio de una incisión a lo largo de la parte superior interna del brazo se extrae la grasa y se tensa la piel. Posteriormente se colocan vendas elásticas en los brazos que deberás utilizar por las siguientes semanas para lograr el aspecto final deseado. 

A partir de la primera semana notarás una gran disminución de la hinchazón y enrojecimiento de la zona, la cicatriz deberá ser tratada para lograr que se reduzca lo más posible; podrás reincorporarte poco a poco a tu vida habitual, pero debes cuidar de no hacer esfuerzo con los brazos.

Después deberás realizar una rutina de ejercicios posoperatorios para fortalecer la zona tratada y lograr con ello óptimos resultados que te permitan lucir espectacular.

Si decides realizarte esta operación,  recuerda que es fundamental revisar las certificaciones del cirujano para que pongas tu salud en manos de un experto. 

Como nueva. La cirugía devuelve un brazo bien definido y sin exceso
de piel.

2 horas es la duración del procedimiento que requiere anestesia local.

Ejercicios para mejorar la zona

Lo ideal para retrasar un proceso quirúrgico en la zona es realizar ejercicios enfocados en el fortalecimiento y tonificación; para ello te recomendamos esta rutina con mancuernas que podrás realizar cada día. Inicia con poco peso para que entrenes y vayas tonificando; conforme sientas que estás cómoda, al pasar el tiempo, aumenta el peso.

Elevación lateral de hombros

 Coloca las manos y brazos estirados a los costados del cuerpo con una mancuerna en cada lado, levanta lateralmente los brazos hasta que los codos lleguen a la altura de los hombros y baja controlando el peso. Repite por 10 ocasiones y realiza tres series.

Extensión de tríceps

 Colócate en posición de sentadilla, con los pies y rodillas separadas a la altura de los hombros ligeramente flexionadas, lleva los brazos por detrás de la cabeza sujetando las mancuernas, estirando completamente hacia arriba y regresando a la altura de la nuca. Repite 10 veces y realiza tres series.

Tríceps

 Separa los pies ligeramente flexionados a la altura de los hombros y sostén los brazos elevados a la misma altura de los hombros con las mancuernas en cada mano, extiende completamente los brazos hacia el techo y baja de forma controlada. Repite por 10 ocasiones y realiza tres series.

Curl al unísono

 Colócate con los pies separados a la altura de los hombros y rodillas ligeramente flexionadas, con una mancuerna en cada mano flexiona los codos levantando el peso y baja de forma controlada. Repite por 10 ocasiones y realiza tres series.

Curl alterno

 Repite la posición anterior, flexiona un sólo codo levantando el peso y baja de forma controlada. Al bajar el otro brazo inicia el mismo recorrido. Hazlo por 10 ocasiones y realiza tres series.

Compartir