Compartir

Jonathan Nácar

Autoridades y testigos lo ubican como uno de los principales responsables del ataque y desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, ocurrido el 26 de septiembre de 2014.

Identificado, junto con sus hermanos Sidronio y Adán, como uno de los líderes de Guerreros Unidos, José Ángel Casarrubias Salgado El Mochomo, fue uno de los operadores en aquella fatídica noche, según intercepciones de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés). Se le ubicó entre quienes coordinaron y ordenaron la agresión que provocó la desaparición de 43 normalistas.

Cinco años, y casi nueve meses pasaron de esos hechos, para que este 24 de junio fuera detenido El Mochomo, considerado como una pieza clave en el crimen contra los normalistas en Iguala, Guerrero.

5 años y nueve meses han pasado desde el crimen

Información documentada por ejecentral, a través de fuentes de inteligencia y la revisión de intercepciones que la DEA hizo a 11 teléfonos de los líderes de esa organización criminal, dan cuenta de la relevante participación que José Ángel y el resto de los mandos habrían tenido en lo que las comunicaciones evidenciaron como un “desorden generalizado” de Guerreros Unidos al confundir a los estudiantes con “los contras”, es decir Los Rojos o La Familia Michoacana.

“Se nos metiron los contraas kon los ayiosinpas y hubo un vergaseraaa”, respondió José Ángel Casarrubias, cuando su hermano Adán Zenén Casarrubias, El Tomatito, le preguntó al día siguiente de los hechos, de acuerdo con una de las transcripciones que la DEA hizo de las comunicaciones entre los mandos de Guerreros Unidos, y que este periódico publicó en el reportaje: “La DEA ocultó la verdadera noche de Iguala”, del 19 de abril de 2018.

Testimonios de presuntos autores materiales del ataque a los normalistas, que obran en el expediente que la entonces PGR abrió sobre el llamado caso Iguala, señalan a José Ángel como el que dio la orden de asesinar a los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. Desde octubre de 2015, la PGR ofreció una recompensa de hasta dos millones y medio de pesos por información que llevara a la captura de El Mochomo, así como de otro cuatro probables responsables de la desaparición de los normalistas, incluyendo al exsecretario de Seguridad Pública de Iguala, Felipe Flores Velázquez.

Datos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, indican que El Mochomo habría sido detenido el pasado 24 de junio a las 19:30 horas, en el Estado de México. 

ES DE INTERÉS |

Compartir