Compartir

Nadia Rodríguez

Precios bajos, mayor pureza y un mercado de consumidores que se expande día a día, son los elementos que hacen que los cárteles de la droga en América Latina crezcan al llevar más cocaína a la Unión Europea (UE). 

El más reciente informe de la agencia de la Unión Europea en materia policial (Europol) alerta que las organizaciones criminales latinoamericanas están teniendo cada vez más fuerza en el mercado de la cocaína

“Cantidades sin precedentes de cocaína son traficadas a la UE desde América Latina, generan miles de millones de euros, beneficios para la gama diversa de delincuentes involucrados en el tráfico de cocaína en tanto en Europa y Sudamérica”, apunta la agencia. 

De acuerdo con la información de las autoridades, Colombia, Perú y Bolivia son los productores de cocaína más importantes y son responsables de llevar dicha droga a la UE a través de rutas marítimas y aéreas. 

“Se espera que las redes delictivas latinoamericanas sigan colaborando con las redes delictivas internacionales con base en la UE, mientras que las redes delictivas de la UE seguirán atraídas por precios más favorables en los países que producen y transitan cocaína”, señaló la Europol.

Además, hay estimaciones de que la fabricación global de cocaína está en un máximo histórico —el reporte más actual de Naciones Unidas indicó que en 2018 se incautaron mil 311 toneladas—, que la droga tiene un mayor grado de pureza y que su costo en grandes cantidades es bajo. 

Europol igualmente advirtió que el crecimiento del mercado de la cocaína trajo consigo mayor violencia, como asesinatos, tiroteos y torturas.

Compartir