Foto: AFP

Compartir

Redacción ejecentral

La heredera de la compañía de licores Seagram, Clare Bronfman, fue sentenciada a 81 meses de cárcel por su participación en la secta de tráfico sexual NXIVM. 

Ella es la primera en ser sentenciada por el caso y además, se le fincó una multa de 50 mil dólares. 

De acuerdo con el diario The New York Times, en la audiencia, nueve víctimas de la secta rindieron testimonio sobre cómo la millonaria participó en la secta.

Clare Bronfman, una de las mujeres más cercanas y leales a Keith Raniere, líder de la secta, fue declarada culpable de los delitos de robo de identidad y fraude migratorio. 

Bronfman fue señalada de financiar la organización de explotación y tráfico sexual, aunque su defensa siempre argumentó que ella no tenía idea de que ello ocurría en la organización. 

“Mucha gente, incluida casi toda mi familia, cree que debo darle la espalda a Keith y a NXIVM y les resulta difícil entender y aceptar que no lo haya hecho”, escribió Bronfman en una carta el mes pasado al juez. 

En agosto pasado dos socias de Raniere, la actriz Allison Mack y Clare Bronfman, se declararon culpables de los cargos que les imputó la fiscalía. 

¿Qué es NXIVM?

El líder de la secta disimulaba las prácticas de trata y agresión sexual tras NXIVM, cuyo objetivo oficial era ofrecer formaciones para una mayor realización personal de sus integrantes.  

Desde el comienzo el gurú mantuvo bajo su influencia a un círculo de entre 15 y 20 mujeres con las que tenía relaciones sexuales a su antojo. Una de ellas apenas tenía 15 años. 

En 2015 creó una segunda organización paralela piramidal, llamada DOS, que se dividía en «esclavas» y «maestras». Todos los miembros eran mujeres y respondían ante el gurú. 

Las esclavas tenían que tener relaciones sexuales con Raniere cada vez que él lo deseara. 

Antes de ser aceptadas como esclavas, las mujeres debían entregar elementos comprometedores como fotos de ellas desnudas, cartas, documentos, que la organización amenazaba con publicar si abandonaban DOS.

Algunas de las víctimas fueron marcadas a fuego con un símbolo que representaba las iniciales del gurú. 

Establecida en Albany, Nueva York, la organización tenía centros en varias ciudades de Estados Unidos, México, donde el socio de Raniere era Emiliano Salinas, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari, Canadá y otros países. (Con información de AFP y The New York Times) NR

ES DE INTERÉS |

Fiscales piden cadena perpetua para líder de la secta NXIVM

Líder de secta NXIVM busca nuevo juicio

Víctimas de la familia LeBaron, vinculadas a secta NXIVM: New York Post

Ludwika Paleta habla (por primera vez) de Emiliano Salinas y NXIVM

Compartir