Compartir

ejecentral

Los conflictos entre políticos derivados de la crisis política en Guerrero, enfrentó nuevamente a las dos cabezas del sector financiero de México, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens. El primero dijo que la desaparición de normalistas puede afectar el ánimo de los inversionistas extranjeros, mientras que el segundo lo desmintió, al señalar que no alterará lo que piensan de México en el mundo. En las entrelíneas de las declaraciones, lo dicho por Videgaray no puede pasar desapercibido. El presidente Enrique Peña Nieto, que repartió entre sus secretarios la relación directa con los estados, le entregó al de Hacienda Guerrero. Oséase, Videgaray habla con un enorme conocimiento del tema por lo que lo que declaró, el gobernador Ángel Heladio Aguirre tendría que verlo como un mensaje directo… a él.

Compartir