Compartir

Manuel Lino / Los Intangibles.com
  • El deterioro de la salud mental es una de las grandes amenazas que penden sobre el mundo en los próximos dos años, de acuerdo con el reciente Reporte de Riesgo del Foro Económico Mundial. Este peligro es más grande que el que representan enfermedades infecciosas, incluyendo lo que falte de la pandemia de Covid-19.
  • Esta amenaza es, en buena medida, una secuela social de la pandemia, que ha tenido una multitud de fuertes disparadores para la ansiedad y la depresión, como la pérdida de seres queridos y el distanciamiento social. 
  • Un estudio de la Universidad de Oxford y el Instituto de Investigación en Salud del Reino Unido encontró que más gente (15%) reporta ansiedad o depresión como síntomas del Covid largo o persistente frente a problemas respiratorios (8%).
  • Hasta la fecha, se han detectado 351 genes que contribuyen a la determinación de que una persona sea madrugadora o noctámbula, y un equipo de investigación de la Universidad de Exeter, con datos de 450 mil adultos del Reino Unido, encontró que existe una relación causal entre esos genes y la salud mental: las personas cuyo patrón de sueño va en contra de su reloj determinado genéticamente tienen más probabilidades de tener depresión.

A esas personas, la pandemia de Covid-19 les ha dado la oportunidad de tener patrones y horarios de trabajo más flexibles. La autora principal del estudio, Jessica O’Loughlin, confía en que la información que generó su equipo de trabajo puede ayudar a que esas personas defiendan hábitos de trabajo más saludables para ellas.

  • Para la mayor parte de la gente, la pandemia ha sido todo, menos un alivio. Un análisis hecho en Israel y publicado en el sitio medRxiv con información de más de 200 mil adolescentes de 12 a 17 años, identificó un aumento significativo en todos los diagnósticos de salud mental y las ventas de medicamentos psiquiátricos durante el periodo de Covid-19.
  • Las adolescentes son las más afectadas, pues tuvieron aumentos de 68% en depresión, 67% en trastornos alimentarios, 42% en ansiedad y 29% en diagnósticos relacionados con el estrés.
  • La pandemia parece haber acelerado una tendencia que se venía observando. Según una investigación reportada en el New England Journal of Medicine, las adolescentes no sólo tienen tasas más altas y episodios de depresión más graves que sus homólogos masculinos; sino que incluso sus tasas de suicidio han aumentado “de manera desproporcionada”.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2022

Compartir