FOTO: CUARTOSCURO.COM

Compartir

Redacción ejecentral

A 18 días de haber asumido como gobernador de Baja California Sur, Víctor Manuel Castro Cosío, ya tuvo su primer encontronazo con las inercias en Exportadora de Sal (ESSA), al grado de que el mandatario acusó de “dictador” a Jorge Luis Silva Méndez, abogado general de la Secretaría de Economía y presidente general del Consejo de Administración de la paraestatal, quien pretendió someter a votación asuntos sin previo aviso ni discusión —como lo marca la ley—, y en franca alianza con la representación de Mitsubishi. Dicen los que saben que el ríspido episodio sucedió el lunes 27 de septiembre, cuando don Jorge pidió al gobernador que levantara la mano para emitir su voto, pues “no era el foro para discutir acuerdos”. En respuesta, don Víctor pidió abordar los temas de mejora de empleos y la responsabilidad social, en los que ha brillado por su ausencia la japonesa Mitsubishi desde la década de los noventa. Como no se atendió su petición advirtió, antes de abandonar la sesión, que haría llegar sus comentarios de lo ocurrido a la secretaría de Economía, Tatiana Clouthier.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir