Foto: Congreso de Chihuahua

Compartir

Redacción ejecentral

Javier Corral, gobernador de Chihuahua, aseguró que el estado siempre ha estado en la mejor disposición para lograr una solución en torno a la problemática del agua, y refirió que incluso, en este quinquenio, se ha aportado más que en los años anteriores.

Durante su comparecencia ante el Congreso de Chihuahua, el mandatario estatal señaló lo que se requiere es una mejor administración del agua que se entrega a Estados Unidos como parte del tratado Internacional de Aguas.

Aclaró que el tratado es benéfico para el país, no obstante, la inequidad llega cuando se da la distribución del agua.

Frente a la problemática, Corral Jurado hizo cuatro señalamientos dirigidos al Gobierno Federal.

En el primero de ellos, propuso contar con un registro público abierto pero inmodificable, que cuente con la administración de un funcionario de Conagua o CILA que permita llevar una contabilidad del almacenamiento, escurrimientos, desfogues y entradas de agua en las cuencas del Río Bravo.

Dijo al presidente Andrés Manuel López Obrador que tiene la oportunidad de “poner fin a la opacidad histórica” que ha marcado a la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), sobre la cual, dijo, es importante abrir su operación y que participen en ella observadores y auditores permanentes.

Añadió que la medición no puede seguirse realizando “a ojo de buen cubero”, y que los equipos de medición del paso de agua por la cuenca del Río Conchos hacia el Río Bravo deben ser modernizados.

Corral también solicitó que ya que se ha dado la intervención del comisionado de CILA de Estados Unidos, se le debe solicitar la medición de sus aportaciones mediante escurrimiento al Tratado de Aguas.

Le cierran la llave a Camargo

Funcionarios de Conagua informaron al municipio de Camargo que a partir del 7 de octubre de este año se impedirá la extracción de agua del Río Conchos, hecho que, advirtieron funcionarios municipales, afectará cosechas.

De acuerdo con Impacto Noticias, “con oficio en mano” se hizo saber a los presidentes municipales de Camargo y San Francisco de Conchos que el acceso a agua o escurrimientos de la presa La Boquilla les serán negados.

Esto, alertaron, provocará que 30 mil personas de Camargo se vean afectadas, puesto que no se contará con agua para el uso diario.

Impacto Noticias indicó que los munícipes refirieron que la Guardia Nacional y el Ejército mantendría presencia en la presa para evitar la extracción de agua. CJG

ES DE INTERÉS | 

Compartir