Compartir

Juan Carlos Rodríguez

Sin una reforma fiscal, el nivel de gasto que tiene el gobierno —caracterizado por la transferencia de apoyos sociales y subsidios— sólo es sostenible a través del endeudamiento, lo que terminará siendo pagado por las futuras generaciones, alerta un estudio del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

De acuerdo con el Reporte sobre sostenibilidad fiscal Análisis y prospectivas para México 2022, si hoy la deuda pública se dividiera entre los 126 millones de mexicanos, a cada uno le tocaría pagar 113 mil 352 pesos, lo que representa un aumento de 3 mil 458 pesos respecto de 2021.

“Al proyectar este gasto y considerar la trayectoria demográfica, las generaciones futuras tendrían que pagar $985 mil 635 pesos por persona a partir del 2030, debido al desequilibrio fiscal. Esto aumenta la inequidad generacional de 345% con el presupuesto de 2021, a 457% con el aprobado para 2022”, lo que significa que la deuda se multiplicaría por nueve, refiere el documento.

PUEDES LEER: La 4T redujo el número de pobres… en el papel

Desde que estaba en campaña, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que no creará nuevos impuestos ni se subirán los vigentes, en el entendido de que las medidas de austeridad y el combate a la corrupción son suficientes para proveer de recursos al Estado. Sin embargo, la pandemia de Covid-19 alteró los escenarios. 

Antes de la crisis sanitaria, el endeudamiento público había disminuido ligeramente debido a que, en 2017, Banxico transfirió recursos al gobierno federal por concepto de su remanente de operación, así como por las políticas de austeridad que iniciaron en 2019. Sin embargo, en 2020 y debido a la pandemia, los ingresos públicos cayeron 3.6% real, mientras que el gasto aumentó 0.6% real. Esto dio como resultado un incremento real de 55.5% en el endeudamiento presupuestario, al pasar de 407 mil millones de pesos en 2019 a 655 mil millones de pesos en 2020.

De mantener la idea de no aumentar impuestos, el gobierno tendría que recurrir a un mayor endeudamiento si quiere continuar con los niveles de gasto actual, por lo que “cada año aumentan las presiones en el presupuesto por pensiones, así como por el pago de intereses y servicio de la deuda. Para 2024, se destinaría 9.3% del PIB a estos conceptos, lo que representaría 38.1% del presupuesto público total proyectado”, advierte el estudio.

ES DE INTERÉS |

4T recibe “bono” petrolero más elevado desde el 2011

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir