Compartir

Redacción ejecentral

El hackeo de un ducto de gasolina y combustible para jets ha puesto en jaque a los pobladores del sureste de Estados Unidos. El canal, de nombre Colonial Pipeline suministra el combustible desde Houston hasta Nueva York a lo largo de ocho mil 850 kilómetros, pero desde el ataque atribuido al grupo de crimen organizado, DarkSide, ha paralizado su actividad y afectado al 25% de las estaciones de servicio en Carolina del Norte, el 15% en Georgia y Virginia y 13% en Carolina del Sur.

La gran dependencia de la costa Atlántica al ducto se explica a las restricciones que suelen enfrentar los oleoductos en su construcción y al cierre de las refinerías en Nueva Jersey, Pensilvania y Virginia en los últimos años. Al menos seis plantas han detenido sus operaciones debido a la facilidad con la que se puede conseguir el gas natural y petróleo producido en Texas.

El dato. Colonial Pipeline transporta casi 45% de los combustibles en la costa este de Estados Unidos.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) identificó el 10 de mayo a DarkSide como el responsable del ataque cibernético a los ductos, que inició el 6 de mayo. Para la reanudación del suministro, el grupo exige el pago de un rescate, pero tras negociaciones y pláticas privadas, se presume que el servicio podría restablecerse para el 15 de mayo. Funcionarios de Inteligencia del país sospechan que el sistema de secuestro de datos utilizado podría estar operando desde Europa del Este o probablemente Rusia.

Esta es la primera vez en toda la historia de Colonial Pipeline que suspende actividades, y la secretaría de Energía Jennifer Granholm dijo que los estados más afectados por la falta de suministro han sido Carolina del Norte, Carolina del Sur, Tennessee, Georgia y Virginia. La empresa encargada del ducto considera la opción de reiniciar el bombeo, algo que podría tomar algunos días más.

Los temores por el ciberataque provocó algunas compras de pánico en Carolina del Norte.

Ante la gradual escasez, la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos (CPSC) ha emitido recomendaciones a los consumidores, quienes han comenzado a comprar y transportar el combustible en bolsas de plástico desechables. “No llene bolsas de plástico con gasolina”, informó la agencia. “Utilice recipientes aprobados para combustible”. También se hizo un llamado a evitar el acaparamiento y prevenir siniestros. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2022

Compartir