Compartir

ejecentral

El delegado de Iztapalapa, Jesús Valencia, anda muy movido. Tiene razón, pues el martes detuvieron en su demarcación al matrimonio de José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda Villa, acusados por la PGR de ser autores intelectuales del asesinato de seis personas y la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa. Don Jesús se fue a los medios y no conforme con eso difundió un comunicado a la prensa para pedir que no se estigmatice a Iztapalapa. Pero al final del boletín cuestionó el operativo donde, de acuerdo con la PGR, porque alegó que contrario a lo que es un procedimiento normal, ninguna de las dos casas que intervino la Policía Federal, fue asegurada. En efecto, cualquier persona que quiso visitarlas durante todo el martes y miércoles, pudo ver el escondite de los Abarca donde pudieron husmear documentación que se encontraba apilada en los inmuebles.

Compartir