Compartir

Bet Birai Nieto

El “123456” no es la clave perfecta, pero sí la fácil de recordar, la que más personas utilizan y, también, la que descubren los ladrones cibernéticos en menos de un segundo.

Si bien las contraseñas son importantes herramientas en seguridad digital, los usuarios de dispositivos en el mundo eligen códigos débiles que no cumplen con los estándares que respalden sus cuentas. A pesar del riesgo, miles de usuarios en el mundo han dado poca importancia en el reforzamiento de sus contraseñas y siguen usando las mismas claves.

›Por dos años consecutivos, NordPass, empresa administradora de contraseñas, ha analizado las claves más usadas o comunes en el mundo de la ciberseguridad y el resultado ha ido más allá de lo sorprendente, e incluso hilarante.

En 2019 y 2020, las contraseñas más comunes han vuelto a ser combinaciones de números y palabras fáciles de adivinar, pero “123456” se ha convertido en la más habitual y usada por más de 2.5 millones de usuarios. De acuerdo con el análisis de NordPass, esta clave de acceso ha sido expuesta 23.6 millones de veces y su tiempo para hacerla descifrable resulta en menos de un segundo. El estudio muestra que el año pasado esta contraseña ocupaba la segunda posición en su lista.

Esta no es la única clave sencilla y socorrida en el mundo, pues le sigue una combinación de números similar “123456789” y que ha sido usada por más de 961 mil usuarios, además de ser descifrable en menos de un segundo. 

La tercera contraseña más usada este año es “picture1”, código de nuevo ingreso en la clasificación, y que puede hackearse en un lapso de tres horas.

Según NordPass, la lista de contraseñas se compiló en asociación con una compañía externa especializada en la investigación de violaciones de datos, evaluó una base de datos que contenía 275 millones 699 mil 516 códigos.

En su portal, NordPass refiere que la mayoría de la gente utiliza contraseñas simples y fáciles de recordar por ser conveniente, aunque el problema es que la mayoría de estos códigos que pueden ser incluso memorables para sus usuarios, llegan a ser muy vulnerables para su descifrado.

De acuerdo con el portal de estadísticas Statista, las contraseñas que empleamos en los dispositivos y servicios que utilizamos son uno de los pilares básicos de la ciberseguridad y por eso debemos otorgarles la importancia que merecen con contraseñas robustas.

Uno de los requisitos básicos que requieren estos códigos de seguridad es que estén armados con al menos ocho caracteres, además de alternar mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especiales.

Y sobra mencionar que estas contraseñas no pueden ser compartidas con nadie, además de actualizarlas periódicamente como reforzamiento de ciberseguridad.

Las 10 contraseñas más predecibles 

La lista detalla cuántas veces una contraseña ha sido expuesta, utilizada y cuánto tiempo tomaría descifrarla.

Compartir