Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Hay varias quejas sobre lo que ocurre dentro del Instituto Federal de Defensoría Pública, que depende del Poder Judicial de la Federación, desde la falta de atención a imputados, venta de expedientes, ayuda a presos y tráfico de información; dicen los bien enterados que es algo que el ministro Arturo Zaldívar tiene en la agenda de temas pendientes por resolver, pero no es un terreno fácil, porque hay grupos bien organizados, comenzando por el sindicato que ni el director Netzaí Sandoval Ballesteros pudo aún con ellos, y eso que es hermano de doña Irma Eréndira Sandoval, la mismísima secretaria de la Función Pública, muy pronto organizaron protestas y así frenaron los cambios de personal que se pretendían implementar. Pero paso a paso, aseguran, don Arturo seguirá limpiando todos los espacios. 

Compartir