Compartir

Tomás de la Rosa

En 2021 México podría perder su grado de inversión, alertó la correduría Bank of America. Pero no fue la única. Al menos nueve grupos financieros en México y el extranjero mostraron su sorpresa por los supuestos en los que basa la Secretaría de Hacienda (SHCP) el desempeño de la economía de nuestro país para el próximo año: el dinamismo de Estados Unidos, el “nacionalismo energético y (su) enfoque en gasto social”. 

En ese escenario, el gobierno federal habría presentado la marginal reducción real del gasto en 0.3% a 6.257 billones de pesos, y una reducción real de 3.0% en los ingresos para 2021 en 5.614 billones de pesos. 

En un entorno tan incierto y adverso como el actual, se corre el riesgo de que estos supuestos se incumplan, lo que a su vez implicaría una sobreestimación de los ingresos, coincidieron los especialistas consultados.

Bank of America fue directo, el diferencial de su pronóstico del PIB 2021 y la perspectiva del gobierno federal es de 4.8 puntos porcentuales. Esa cifra, según cálculos de ejecentral equivalen al PIB de seis entidades en forma conjunta: Morelos, Baja California Sur, Zacatecas, Nayarit, Colima y Tlaxcala.

Este periódico revisó las diferentes variables y comparó las cifras históricas, entre los elementos clave se puede documentar que será imposible alcanzar los niveles de petróleo que se proyectan en el paquete del presupuesto para el próximo año, por los niveles actuales de explotación; y el nivel de deuda bruta (externa e interna) de México, ahora cada ciudadano tendría que pagar más de 101 mil pesos. Además, Hacienda considera un menor déficit presupuestal de lo que realmente se estima que podrá alcanzarse.

A diferencia de este año en el que 100 dependencias tuvieron recortes y sólo 32 incrementos. Para 2021 serán aún más restrictivos los recursos y se concentrarán en las secretarías que tienen a su cargo los proyectos emblemáticos de la administración, y el manejo de los programas sociales.

4.8 por ciento es el pronóstico de Bank of America sobre el PIB 2021 y la perspectiva del gobierno federal.

La sobrestimación

Para uno de los equipos de economistas de Citibanamex, Sergio Luna, Adrián de la Garza, Lucía Cárdenas e Iván Arias, los supuestos macroeconómicos “son significativamente optimistas” respecto a las expectativas del mercado, particularmente en lo que respecta al crecimiento del PIB y la plataforma petrolera, y por ello también las proyecciones de ingresos, “sobre todo los ingresos tributarios de 14% del PIB”.

Para los economistas de Bank of America y para el catedrático e investigador de la UNAM, José Ignacio Martínez Cortés, el escenario 2021 obedece también al año electoral, donde el partido en el poder buscará mantener la mayoría en el Congreso.

›Carlos Capistran, economista en Jefe para México y Canadá en Bank of America, comentó en un reporte para los clientes-inversionistas de la institución que considerando que 2021 es un año electoral en México, el gobierno federal seguirá dando apoyo a Pemex, presionando el presupuesto, el gasto en programas sociales será mayor para intentar mantener la mayoría en la cámara baja del Congreso que se renovará a los 500 diputados.

Según el Instituto Nacional Electoral (INE), serán las elecciones más grandes de la historia. Además del Congreso nacional, habrá cambios en las legislaturas locales, 15 gobernadores y más de mil 900 ayuntamientos tendrán votaciones.

Para el coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (LACEN)  de la UNAM, José Ignacio Martínez Cortés, comentó haciendo de lado los cuatro megaproyectos del gobierno federal (aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas, y el Corredor Interoceánico), “el gasto en infraestructura en 2021 se canalizará principalmente para privilegiar a las 15 entidades donde cambiará el gobernador en las próximas en las elecciones de junio de 2021”.

11.1 por ciento del gasto es inversión física y se concentra principalmente en Pemex, CFE  y en las obras de infraestructura Tren Maya y el Aeropuerto Felipe Ángeles.

El economista en Jefe de Grupo Financiero B×+, Alejandro Saldaña, sostuvo que es “un entorno tan incierto”  y “se corre el riesgo de que estos supuestos se incumplan, lo que a su vez implicaría una sobreestimación de los ingresos y eso pasa, afirmó que considerando que la administración ha expresado su deseo de limitar la emisión neta de deuda, la sobreestimación de los ingresos, induciría recortes al gasto público”.

Otro elemento que añade incertidumbre es que el crecimiento económico está sustentado en la dinámica económica de Estados Unidos.

”Vamos a estar sometidos a dos frentes exógenos en 2021. Uno es la vacuna contra el coronavirus y la actividad económica de Estados Unidos, vía exportaciones (de productos mexicanos), inversión extranjera directa, los ingresos por remesas de los mexicanos en Estados Unidos. Son factores exógenos que cualquier movimiento provocaría que ese optimismo disminuya”, enumeró el coordinador de LACEN.

En ese escenario, México acabará con una mayor deuda, lo que presionará a las finanzas públicas y con ello se perderá el grado de inversión.

México, bono basura

Después de 20 años de que México recibiera el grado de inversión por parte de Moody’s (que después se sumó también Standard & Poor’s y Fitch Ratings), actualmente se está más cerca de perderlo y pasar a los llamados “bonos basura” o de “alta especulación” por las mayores tasas de interés.

El grado de inversión es un análisis que muestra la capacidad de un país, organismo o empresa de pagar. A mayor grado, menor riesgo y menores costos de financiamiento.

›Capistran, el economista en Jefe para BofA en México y Canadá, dijo a sus clientes-inversionistas que el gobierno federal intenta mantener un presupuesto ajustado para evitar un incremento en la deuda, pero desde la perspectiva que dan los modelos econométricos es que “no logrará contenerla”, derivado de aplicar una política fiscal procíclica perjudicaría el crecimiento económico para los próximos años después de 2020, que se tendrá una de las peores crisis económicas en la historia mexicana, agravada ahora por los efectos contra el coronavirus.

Según la perspectiva de Bank of America, México perderá el grado de inversión este año. Esa opinión la comparte el economista de Grupo Financiero Monex, Marcos Daniel Arias Novelo, al señalar que ante el panorama de riesgos en la economía global como en la mexicana, se debe “extremar la prudencia”. 

Así, ante los supuestos que dependen las expectativas de recaudación son frágiles para 2020 y 2021, y la consideración oficial de que la “propagación del Covid-19 dejará de ocasionar disrupciones significativas en la actividad durante los próximos meses”, el riesgo de perder el grado de inversión aumenta, sostienen.

“Dado que el escenario base que se plantea es de déficits consecutivos y crecimiento de la deuda, pensamos que las desviaciones de este escenario conllevarían algún grado de especulación sobre la sostenibilidad de la deuda y por lo tanto aumentan las posibilidades de que se dé una revisión a la baja en la calificación crediticia del país en 2021”, planteó Arias Novelo.

El escenario que planteó Monex a sus clientes-inversionistas, se da luego que entre marzo y abril, las tres calificadoras anunciaron recortes a la calificación soberana de México. Hasta el momento, se mantiene el grado de inversión, aunque Fitch Ratings lo ubicó a un escalón (BBB) de que se pierda; con S&P está a dos peldaños (BBB) de perderse y con Moody’s está tres (Baa1) de pasar a la clasificación de bonos basura.

El único que difiere es el Grupo Financiero Banorte, según un reporte realizado por el equipo de economistas encabezados por Gabriel Casillas, director general adjunto de Análisis Económico. 

“Consideramos que el gobierno sigue comprometido con mantener finanzas públicas sanas a pesar de los límites del marco fiscal actual, con riesgos de mayor debilidad. No obstante, estimamos que México mantendrá el grado de inversión el resto de este año y en 2021”, escribió Casillas. 

PUEDES LEER:

Compartir