Compartir

Oscar Santillán

osantillan@ejecentral.com.mx

Inmersas en una profunda crisis financiera, las universidades del país arrastran un mal manejo de sus obligaciones fiscales. Durante ocho años, 18 casas de estudio incurrieron en omisiones que les generó un adeudo por multas y recargos de más de mil 500 millones de pesos, monto que sobrepasa, por ejemplo, el presupuesto otorgado a las 100 universidades Benito Juárez que puso en marcha la nueva administración federal. 

Sin embargo, la mala administración no les generó represalias. Al contrario. Durante los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, entre 2007 y 2015, se les condonaron mil 541 millones 256 mil 100 pesos, de acuerdo con la base de datos que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) entregó a la organización Fundar tras cuatro años de litigio.

Y pese a que se vieron beneficiadas con amnistías fiscales millonarias, las universidades no pudieron evitar caer en hoyos financieros que en la actualidad mantienen a nueve universidades en imposibilidad de pagar salarios y prestaciones laborales. ejecentral detectó que por lo menos cinco de las nueve casas de estudio en crisis financieras fueron condonadas en los sexenios pasados.

La Universidad Veracruzana es a la que mayor monto fiscal se le perdonó: más de 462 millones, seguida por la Autónoma del Estado de México, que tan sólo en un año no pagó multas y recargos por retrasos en sus pagos fiscales por 444 millones de pesos.

Ajuste. Para 2020, la crisis en las universidades públicas podría agravarse de aprobarse sin cambios el proyecto de Presupuesto 2020, debido a que hay una disminución de 0.6% en el gasto, comparado con lo destinado en 2019.

La universidad mexiquense reportó el pasado 11 de octubre que tiene un déficit de 302 millones de pesos que le llevará a cerrar el año en números rojos y a no pagar los aguinaldos de sus trabajadores, por lo que, junto con otras casas de estudios, ha solicitado recursos extraordinarios al gobierno federal.

El financiamiento de las universidades estatales depende fundamentalmente de los recursos federales. Tan sólo en 2017, refiere el estudio Planeación, Programación y Rendición de Cuentas del Presupuesto de las Universidades Públicas en México: Razones, Resultados y Retos, elaborado por la firma Integralia Consultores, el presupuesto otorgado por el gobierno de la República representó 57% de los ingresos totales de las casas de estudios. En contraparte, 27% lo pusieron los gobiernos estatales y los ingresos propios sólo significan 12 por ciento.

ejecentral solicitó entrevista con las autoridades de las universidades Veracruzana y la Autónoma del Estado de México, pero hasta la publicación de este trabajo no se tuvo respuesta.

El desastre en la UV

Si existiera un ranking de universidades condonadas, la Universidad Veracruzana (UV) se ubicaría en el primer lugar. De acuerdo con la base de datos del SAT, por tres años —uno correspondiente a la administración de Felipe Calderón y dos a la gestión de Peña Nieto— se le condonaron 462 millones 645 mil 269 pesos.

La amnistía fiscal fue de menos a más. En 2011, con Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena a la cabeza del SAT, se le perdonaron 263 millones 134 mil 221 pesos por cumplir con los requisitos estipulados en el artículo 74 del Código Fiscal de la Federación.

Dicho artículo constitucional refiere que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público podrá condonar hasta 100% de las multas por infracción a las disposiciones fiscales y aduaneras. 

En 2013, ya en tiempos de Enrique Peña Nieto y con Aristóteles Núñez en el SAT, la UV no pagó 188 millones 518 mil 967 pesos, y un ejercicio fiscal después, en 2014, la multa generada por omisiones fiscales quedó en 10 millones 992 mil 81 pesos. De igual forma dicha deuda se les condonó al 100 por ciento.

Pero el perdón fiscal no les hizo sentar cabeza. Incluso las omisiones fueron todavía más graves. Esta vez fue la Auditoría Superior de la Federación (ASF) la que descubrió que en el ejercicio fiscal de 2015 no enteró al SAT de un importe de 619 millones 588 mil 100 pesos por el Impuesto Sobre la Renta (ISR) retenido por sueldos y salarios financiados con recursos del Programa Subsidios Federales para Organismos Descentralizados Estatales, de enero a diciembre de 2015.

En esa época, de 2013 a 2016, la Secretaría de Administración y Finanzas de la universidad estaba a cargo de Clementina Guerrero García, exsecretaria de Finanzas y Pleneación del gobierno de Miguel Ángel Yunes en Veracruz y quien apenas el pasado 11 de octubre fue detenida y encarcelada, junto a otros tres exfuncionarios, para enfrentar acusaciones por presuntos malos manejos de la administración. 

Además, en la operación de recursos la UV está reprobada. Al menos así lo reflejan 16 auditorías realizadas por la ASF en 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015, que tiene como saldo mil 335 millones 700 mil pesos pendientes de aclarar. 

El desfalco mexiquense 

En materia administrativa, la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex) ha pasado de la condonación de impuestos a la triangulación de recursos públicos a empresas fantasmas.

En 2011 obtuvo su mejor beneficio fiscal. De acuerdo con los registros del SAT, ese año se le condonaron 444 millones 571 mil 132 pesos, lo que la situó como la segunda casa de estudios con mayor monto perdonado.

En dicho año, al frente de la Secretaría de Administración de la UAEMex se encontraba Jaime Nicolás Jaramillo Paniagua y como rector se desempeñaba Eduardo Gasca Pliego, quienes luego saltaron a la política federal. Gasca Pliego se convertiría en delegado federal de la extinta Sagarpa en el estado de México y en marzo de 2014 nombró como director general de Desarrollo Rural y Comercialización a Jaramillo Paniagua. En el año del indulto millonario, al frente del SAT se encontraba el hoy ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena.

›En materia de gestión de recursos, la universidad mexiquense ha sido reprobada durante cinco años. En 2012, 2013, 2014, 2016 y 2017 la casa de estudios tiene pendientes de aclarar mil 999 millones 400 mil pesos, revelan 12 investigaciones realizadas por la Auditoría Superior de la Federación.

La tercera casa de estudios con mayor monto perdonado fue la Universidad Autónoma de Zacatecas Francisco García Salinas, mejor conocida como UAZ. En total se le indultaron 358 millones 577 mil 866 pesos. El primer perdón se dio en 2011 con 356 millones 850 mil 875 pesos condonados y luego, cuatro ejercicios fiscales después, en 2015, se le perdonaron un millón 726 mil 991 pesos.

Pese a los indultos, la UAZ no pudo contener la crisis. En 2017 sobrevino el colapso financiero. Para ese año mantenía una adeudo con el SAT de 386 millones y para 2019 presenta una insuficiencia presupuestal que la ha obligado a exigir al gobierno federal un rescate financiero extraordinario, pues registra pasivos por dos mil millones de pesos.

Detrás de la UAZ se ubica la Universidad Autónoma de Tamaulipas, que recibió una condonación total por 51 millones 900 mil 161 pesos en dos ejercicios fiscales. La primera ocasión en 2007 con 51 millones 64 mil 726 pesos perdonados y luego en 2011 con 285 mil 435 pesos no pagados.

Matrícula. El número de alumnos inscritos en la modalidad escolarizada pasó de un millón 252 mil en el ciclo escolar 1990-1991 a tres millones 865 mil alumnos en el ciclo escolaar 2017-2018, lo que representa un aumento de más de 300 por ciento.

Con la Universidad Autónoma de Campeche sucedió una situación similar. En dos años, el SAT le perdonó 50 millones 455 mil 148 pesos. En 2007 se registró el indulto mayor: 50 millones 453 mil 376 pesos no pagados por la casa de estudios y seis años después fueron mil 772 pesos los indultados por el fisco mexicano.

Pero el beneficio fiscal tocó tanto a universidades públicas como a privadas. Y el caso se presentó en Jalisco. Según los datos del SAT, a la Universidad de Guadalajara, la primera universidad pública estatal del país, se le perdonaron 38 millones 899 mil 479 pesos: 11 millones 883 mil 812 pesos en 2007 y 27 millones 15 mil 667 pesos en 2015.

Sólo debajo de la UdeG por tres millones, se colocó la Universidad Autónoma de Guadalajara, casa de estudios particular, a la que el fisco mexicano le condonó 35 millones 875 mil 661 pesos; el 2013 fue el año con mayores beneficios, ya que se le perdonaron más de 30 millones por multas y recargos.

Por otra parte, a la Universidad Autónoma de Baja California Sur se le indultó el pago de 31 millones 837 mil 604 pesos de adeudos generados en tres ejercicios fiscales. En 2007 se vio beneficiada con el no pago de 949 mil 118 pesos, un ejercicio fiscal después, en 2008 se le condonaron 50 mil 517 pesos. Pero en 2010 recibió el mayor beneficio: no le pagó 30 millones 837 mil 969 pesos al fisco mexicano. 

Compartir