Foto: Cuartoscuro

Compartir

Nadia Rodríguez

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer y tras la penalización del aborto en el Congreso de Nuevo León, es una constante en medios de comunicación y redes sociales que las mujeres que apoyan la interrupción voluntaria y legal del embarazo porten un pañuelo verde, pero ¿qué significa?

Era febrero de 2018 y en Argentina cerca de 700 mujeres feministas agitaban pañuelos de color verde frente al Congreso como señal para exigir la despenalización del aborto, esto en el inicio de sesiones para discutir el proyecto de ley que se llamó Interrupción Voluntaria del Embarazo, mismo que fue presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito (CNALSyG).

De todos los objetos, de todas las prendas, de todo ese conjunto la Campaña, que inició la serie de movilizaciones feministas en favor de la despenalización del aborto en Argentina, eligió el pañuelo, porque representa la lucha de las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo (mujeres organizadas para localizar y restituir a sus legítimas familias a todas las personas secuestradas o desaparecidas por la dictadura militar de Videla), ellas se identificaban con un pañuelo blanco, que usaban en la cabeza, fabricado en un principio con tela de los pañales que se usaban para bebés, representando así a sus familiares desaparecidos.

Por otra parte, a pesar de que el color morado se ha constituido como el color del feminismo, se optó desde la Campaña por dotar de una identidad a esta lucha particular a favor de la despenalización del aborto.

De acuerdo con Miranda González Martin, antropóloga y miembro de la CNALSyG, la elección del color fue porque este estaba vacante, dijo en una entrevista al diario La Nación.

El violeta es el color del feminismo y está muy extendido; el naranja lo suele usar la Iglesia; el rojo los partidos políticos de izquierda y el azul lo ha usado históricamente el justicialismo. En ese espectro de colores visibles, el verde era un color que no estaba usado”, aseveró González Martín.

Sin embargo, la versión de otra miembro de la Campaña, Olga Cristiano, aseguró que «el color verde se eligió por un consenso que se habló y se discutió con las Católicas por el Derecho a Decidir. Entre ellas y nosotras lo elegimos», dijo también al medio La Nación.

Tras la aprobación de ese símbolo de lucha las movilizaciones, protestas y encuentros feministas comenzó a teñirse de verde; en junio del año pasado los diputados argentinos aprobaron el proyecto de ley y a las afueras de la sede legislativa miles de mujeres estallaron en euforia, pues ello hacía parecía hacer más real una de las principales consignas del feminismo, “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”, ahí comenzaron a hacerse más visibles los llamados “pañuelazos”, así como a lo que en redes sociales y medios de comunicación se denominó la “marea verde”.

Sin embargo, en agosto de ese año el Senado rechazó la legalización del aborto hasta las 14 semanas y a pesar de las severas críticas que se suscitaron a nivel internacional, las mujeres de Argentina marcaron un precedente para simbolizar la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito, tanto así que las feministas de México, por ejemplo, portan los mismo pañuelos y enuncian las mismas consignas que retumbaron en el legislativo de Argentina.

Compartir