Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Cualquiera podría pensar que a estas alturas y después de 26 años no tiene mucha importancia que el EZLN salga de Chiapas y sostenga reuniones con organizaciones de las facultades de Ciencias Políticas, Filosofía y Letras, Psicología y Economía; además de los tres CCH y Escuelas preparatorias; en realidad sí es para poner atención y las autoridades ya lo están haciendo, porque dicen los muy bien enterados que los encuentros con los colectivos buscan, entre otras cosas, reavivar el movimiento dentro de la UNAM, entre alumnos y profesores, además de extenderlo a otras universidades del país. Este foco rojo se vuelve peligroso si recordamos que los zapatistas han hecho público su desacuerdo con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y tienen entre sus primeros planes de reactivación enviar a España, en agosto del próximo año, un contingente de mil 111 mujeres indígenas zapatistas, si la pandemia lo permite. Un ingrediente más a este escenario explosivo es que son sus propios aliados de izquierda quienes están organizando la movilización, uno de ellos Sergio Rodríguez Lazcano, un personaje muy cercano a doña Rosario Ibarra.

Compartir