Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Ya salió el peine completo del porqué la destituida directora de Conagua, Blanca Elena Jiménez, fue designada embajadora en Francia. Dicen los que saben que no fue nada fortuito o descuidado de que la nombraran en una de las cinco principales embajadas de México en el mundo, sino que, como se llegó a hacer en el pasado, no tan lejano por cierto, fue por hacerle un favor. Doña Blanca Elena pidió Francia no porque se sintiera atraída por la investigación y los expertos en su campo de experiencia —que es hídrico—, sino porque como ahí estudian sus dos hijas y quiso estar cerca de ellas, un deseo que a la cesada funcionaria le cumplieron.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir