Foto Guardia Civil española

Compartir

Redacción ejecentral

La mexicana musulmana, Ana Marilú Reyna, y su marido español de origen marroquí, Aziz Zaghanane, dijeron ser inocentes de la acusación de reclutar milicianos en Madrid para el grupo extremista Estado Islámico, durante la repetición de su juicio.

Aunque un año atrás, ambos fueron condenados a seis años de prisión por adoctrinamiento activo terrorista, el Tribunal Supremo anuló la sentencia y ordenó la repetición del juicio a inicios de 2019.

La fiscalía español asegura que la mexicana “comunicaba con otras personas ensalzando la imposición por la fuerza de esa ideología”, mientras que Zaghanane tenía un papel de sabio del Islam para presuntamente “adoctrinar y captar personas para la causa salafista radical”.

De acuerdo a la agencia AP, Reyna, de 40 años, es originaria de Monterrey, pasó de ser catequista en la Iglesia católica a convertirse al Islam.
Reyna se mudó a España en 2011 para casarse con Zaghanane, a quien conoció por internet. Cinco años después, la pareja fue detenida en una operación de la Guardia Civil contra el yihadismo. Sus dos hijos viven ahora en Marruecos con los abuelos paternos. (Con información de AP) RB

Compartir