Compartir

Elizabeth Hernández

Las personas que, tras la sospecha de tener Covid-19, se realizaron una prueba diagnóstica en algún centro de salud público del país, y que no podrán conocer sus resultados debido a diversas causas como mal manejo de la muestra o, sencillamente, por falta de tiempo para procesarla, aumentó de manera notable en las últimas semanas de octubre.

Según la base de datos abiertos de la Dirección General de Epidemiología (DGE) durante el 14 y el 24 de octubre, último periodo del que se tiene información consolidada, a nivel nacional 673 personas no podrán conocer el resultado de su prueba diagnóstica porque los laboratorios de referencia no pudieron procesar la muestra, a pesar de que ésta estuviera en buenas condiciones.

En el mismo periodo de tiempo, otras 401 personas, que también se realizaron la prueba no tendrán resultados porque su muestra fue catalogada como inválida, mientras que otros 8 mil 759 pacientes quedarán en la misma situación porque su examen se considera no adecuado, según criterios no especificados dentro del diccionario de la base de datos abiertos de la DGE.

Una mala toma, fallas en el transporte o conservación inadecuada son los principales motivos por los que las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa no pueden ser procesadas de manera correcta una vez que llegan a un laboratorio de referencia; sin embargo, la base de datos apunta a que un 89.07% de estos exámenes no se concreta por motivos no especificados que pueden ir desde causas comunes, hasta la saturación de estos recintos.

Chihuahua es el segundo estado con el mayor aumento en sospechosos con muestra sin posibilidad de resultados al registrar un crecimiento del 29.8% entre el 17 y el 24 de octubre, cifra que representa 310 personas más que las reportadas una semana antes; el Estado de México ocupa el tercer puesto con un incremento de 29.5% en este tipo de pacientes.

De hecho, a nivel nacional, sólo Chiapas, Guerrero, Jalisco, Michoacán y Morelos tuvieron balance favorable en este rubro durante el periodo comparado, en el resto, el número de personas que no tendrán resultado a sus pruebas diagnósticas aumentó considerablemente.

Por otra parte, desde el 2 de noviembre, el número de pruebas diarias realizadas en la Ciudad de México cayó de mantener un promedio de 7 mil 569 estudios a mil 943 durante la última semana, lo que representa una caída del 74.3% en uno de los factores claves dentro de la estrategia de mitigación anunciada a inicios de este mes por la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum.

Un módulo sanitario en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco realiza pruebas de Covid-19, servicio que ofrece de forma gratuita la Secretaría de Salud de la Ciudad de México. 

CONSULTA NUESTRO REPORTE ESPECIAL |

Compartir