Compartir

AFP

Mazar-i-Sharif, Afganistán.-  Los talibanes atacaron en varias provincias del norte de Afganistán, matando al gobernador de un distrito, el día en que entraba en vigor el alto el fuego decretado por el gobierno.

Los talibanes mataron al gobernador del distrito de Kohistán (provincia de Faryab) y ocho de sus escoltas en una emboscada nocturna, indicó a la AFP el portavoz del gobernador de la provincia.

Tomaron el control de ese distrito, agregó el portavoz, información confirmada por el jefe de la policía de Faryab, Nabi Jan Mullah Khail.

Los talibanes reivindicaron el ataque de Faryab y otro llevado a cabo en el distrito de Sayad, provincia vecina de Sari Pul, donde las autoridades «pidieron refuerzos», según Zabiullah Amani, portavoz del gobierno provincial.

«Anoche un gran número de talibanes atacaron varias localidades. Los combates continúan. Hay víctimas de los dos lados», declaró Amani a la AFP.

Por otra parte, un kamikaze al volante de un todoterreno militar se hizo estallar en un edificio público de la provincia de Ghazni (sureste), informó el portavoz del gobernador Arif Noori.

En el ataque murieron cinco policías y 26 personas fueron heridas, entre ellos el gobernador del distrito, indicó la fuente.

El ataque fue atribuido a los talibanes, quienes por el momento no lo reivindicaron.

El presidente afgano Ashraf Ghani anunció el jueves pasado un alto el fuego de una semana con los talibanes que comenzaba este martes.

«El alto el fuego comenzó esta mañana», declaró el portavoz del ministerio del Interior Najib Danish.

Los talibanes por su parte decretaron un cese de los combates durante tres días en ocasión del fin del ramadán. DA

Compartir