Compartir

Nadia Rodríguez

Cuando hay que hablar de quien falta, las palabras no sobran. En la Ciudad de México, a Norali González la pandemia la dejó sin trabajo, pero le dio otra ocupación que antes de la crisis sanitaria no era concebible. Se dedica a poner historia, cara y nombre en la plataforma de Twitter, a las personas que murieron por la Covid-19. Lo hace con una consigna específica: no son sólo un número porque “todos importan, todos cuentan”. 

La cuenta @CarasCovid19 no nació en la plataforma de Twitter, su inicio se dio a través de un salto de fe. Cuando llegó la pandemia a México, Norali González rezaba por las personas enfermas del virus porque considera que cada víctima no es solo un número que se agrega, es una pérdida importante para una familia. Más tarde, navegando por la plataforma encontró una cuenta llamada “Faces of Covid” de Estados Unidos y se preguntó “¿por qué no?”, con lo que decidió replicar el mismo ejercicio en nuestro país. 

A partir de agosto del año pasado y aún durante la primera ola de la Covid, Norali comenzó con su nuevo trabajo: buscar cada día en las esquelas de los diarios y publicar en la cuenta cada nombre que aparecía. Posteriormente decidió abrir sus mensajes directos para hacer de @CarasCovid19 un memorial digital que nombre a todas las víctimas que ha cobrado el virus. 

“¡Hola! Esta cuenta la comencé como un lugar para recordar a todas las personas que han perdido su batalla contra el Covid-19”, dice el primer mensaje de la cuenta que se publicó aquel 18 de agosto del 2020, cuando las víctimas mortales en México eran apenas 751. 

Ahora, a seis meses de distancia y cuando el país suma más de 168 mil decesos, Norali dice en entrevista para ejecentral que los fallecidos no son un número más en la estadística. Enfatiza que se trata de personas que dejaron un lugar vacío en la mesa, que ya no volvieron a su trabajo, que no recogieron la ropa que dejaron en la tintorería y que en muchos de los casos no pudieron despedirse de las personas que más amaron en vida. 

“Desde el número 1 hasta el actual 168 mil tenían un nombre y un apellido. Ese apellido quiere decir que pertenecía a una familia, que había gente que lo esperaba para comer. Era gente que tenía un proyecto de vida, quizá tenía pensado llegar a la Navidad, cobrar su aguinaldo, partir la rosca” afirmó Norali González. 

A través de más de un millar de tuits acumulados, Norali, una comunicóloga que había emprendido también un pequeño negocio de manualidades, cuenta el lado más humano de la pandemia y publica los nombres y rostros de jardineros, estudiantes, maestros, doctoras, cocineras e ingenieras que a la vez fueron madres, esposas, profesionistas, hermanos, padres o tíos, y cuya familia y amigos no los olvidan. 

Cada fotografía que se publica en @CarasCovid19 es acompañada no solo por el nombre de la persona, sino de un breve mensaje que refleja el amor que esas personas recibieron o los recuerdos y momentos que dejan atrás. 

“Papito chulo te extraño mucho. Una persona que no se rendía y a todo le daba solución te amo papito”, “Te amo Mago, te amo hasta el último día de mi vida, te amo a cada paso que doy y te vuelvo a prometer sacar adelante a mis primas”, “Madre de tres hijos, no fue un número más”, son algunas de las frases de despedida que acompañan las fotografías de las personas que el país ha perdido a consecuencia de la pandemia mundial. 

El dato. La cuenta @CarasCovid19 superó dos mil seguidores.

Con su memorial, Noreli busca ayudar a las familias a cerrar un ciclo, a tratar de hacer que la despedida no sea tan solitaria, sino que se convierta en un acto compartido con los familiares de las más de 168 mil víctimas del virus y asegura que los servicios de salud mental deberían ser más integrales para atender a los deudos. 

La creadora de @CarasCovid19 afirma que con la intensidad de la pandemia su cuenta también se ha vuelto más demandante, pues luego de las fiestas decembrinas del año pasado hubo momentos en los que recibió hasta 30 mensajes directos en un solo día. 

Norali explica que administrar la cuenta es algo que hace como un trabajo, con un horario aunque sin salario, y que a pesar de que pronto comenzará a buscar una nueva oportunidad laboral, en el memorial digital ha encontrado una forma de ayudar a otras personas. Sin embargo, cuando el día concluye, González dice que se aleja de la computadora, se relaja tanto como lo permite el confinamiento y se dedica a vivir. 

“Veo una serie, me distraigo, salgo al patio, veo los pájaros, trato de disfrutar cada instante. Me acuerdo de las personas e historias que publiqué ese día, los familiares casi siempre me mandan fotos de sus seres amados sonriendo, entonces así también los recuerdo yo, como que también me están sonriendo a mí”, agrega.  

Norali dice que en sus momentos  libres se dedica simplemente a vivir y así rendir homenaje a los más de 168 mil mexicanos víctimas de la pandemia de Covid que no volverán. 

Cuando las personas ven publicado a su familiar, que saben que siempre tendrán un recuerdo de él, al menos en Twitter, siempre me agradecen mucho y a mi me llena saber que aunque esa persona no se pudo despedir de quien partió como quisiera, siempre podrá ver esa publicación, lo hago por ellos, contó. 

Actualización constante. Cada día se suman nuevos rostros y despedidas al homenaje digital.

Compartir