Compartir

Juan Pablo de Leo

Paquetes bomba, tiroteos en sinagogas y una caravana centroamericana, entre otras cosas, han sido la constante de los últimos días en Estados Unidos, previo a la elección intermedia que el mismo presidente Donald Trump ha calificado como un referéndum de sus primeros dos años al frente del puesto de mayor poder y responsabilidad del mundo. Conforme se acerca la primera elección legislativa de Donald Trump, la estrategia republicana para mantener al menos el Senado y poner en juego el Congreso ha dejado frentes abiertos que los demócratas quieren aprovechar con una ola azul para irrumpir en una presidencia de la que no han sido ni parte ni contrapeso. 

La estrategia de los republicanos para esta elección se centró, primero y principalmente, en tomar medidas que ayudarán a preservar su mayoría en el Senado sin preocuparse por las consecuencias para los candidatos de la Cámara de Representantes. El efecto polarizador de la confirmación de Brett Kavanaugh cambió la forma del electorado, quizá sólo fugazmente, dando a los republicanos un impulso de energía y una victoria muy necesaria a costa de un panorama aún más sombrío para los escaños en juego, y que corren en distritos bien educados y ricos alrededor de Estados Unidos. La confirmación de Kavanaugh fue un punto de inflexión para activar la base republicana, pero ese es un efecto que beneficia al Senado y deja a algunos miembros republicanos del Congreso varados. 

EU-copy

Las actividades presidenciales en ese sentido demuestran un temor por parte de los republicanos de que algunos de sus votantes estén perdiendo entusiasmo a una semana de las elecciones. La indignación en medio del electorado republicano sobre el trato de los demócratas al nombramiento del juez Brett Kavanaugh de la Corte Suprema se ha disipado, dicen los asesores de Trump y los encuestadores republicanos. Después del susto de la bomba de correo y del tiroteo de la sinagoga de la semana pasada, el índice de aprobación del presidente Donald Trump cayó, lo que podría poner en peligro las elecciones clave del Senado que, según sus aliados, habían cambiado el rumbo de su partido.

En ese sentido el efecto Kavanaugh fue de corta duración y acompañado de una mala resaca. Probablemente tuvo algún impacto en la votación anticipada en algunos estados, pero otros eventos lo superaron y dejaron a los republicanos desesperados por un nuevo golpe. Hay muchas indicaciones en las encuestas de que el impulso tardío en las carreras de la Cámara de Representantes se ha movido hacia los demócratas y eso tiene nervioso al partido en el poder. 

›Para los demócratas, las posibilidades reales se encuentran en la Cámara de Representantes. Todavía hay razones para creer que las carreras del Congreso ofrecerán una sorpresa a los progresistas. Hay mucho de la variación regional, pero los blancos de la clase trabajadora en medio del mapa estadounidense están regresando al Partido Demócrata.

Los demócratas son favoritos para ganar entre 12 y 14 escaños, y posiblemente muchos más. También se ven fuertes en las carreras del Senado y del gobernador en Missouri e Indiana. Los demócratas han luchado en el entorno en estados como Georgia y algunos otros en Illinois y California.

Si en algún momento los republicanos acapararon la agenda mediática con la confirmación de Kavanaugh, ahora las noticias recientes relacionadas con el asesinato de periodistas y los ataques por motivos raciales y religiosos han cambiado su enfoque hacia los problemas con su presidente, Donald Trump. En cualquier caso, dentro de unos días, parece haber consenso en que las encuestas tienen algún movimiento y que es favorable para los demócratas. Sin embargo, al momento no parece ser suficiente para que se hagan cargo del Senado, en gran parte porque todas las competencias clave se llevan a cabo en los estados que Trump ganó. 

Todavía hay tiempo para que el impulso vuelva a cambiar, pero ya se han emitido muchos votos. Si los demócratas pueden encontrar una manera de ganar la carrera del Senado en Tennessee o Texas y evitar perder en Missouri e Indiana, aún podrían hacerse con el control de ambas cámaras. No es algo fácil ni parece alinearse en ese sentido, pero es posible, y Trump lo sabe. Por ello su agenda electoral ha estado llena desde el inicio de las campañas, e incluso ha auxiliado a rivales políticos como Ted Cruz, que tienen en juego su escaño legislativo. 

Durante el mes pasado, Donald Trump ha estado en una campaña de atracones: organizó mítines para candidatos republicanos en Dakota del Norte, Montana, Indiana y muchos otros lugares. Pero en la última semana de la campaña, Trump está prácticamente invadiendo el país con la esperanza de hacer todo lo posible para reunir a la base del Partido Republicano y evitar lo que, históricamente hablando, debería ser una elección muy dura para los republicanos. No hay nada más valioso en la política estadounidense que el tiempo de un presidente, por lo que el destino de Trump es un indicador revelador de que los republicanos en el Congreso necesitan evitar una pérdida y Trump quiere ayudar a sus propias perspectivas de 2020.

En ese sentido, el cálculo político de la Casa Blanca para la última semana de las elecciones se alteró luego de que se enviaron bombas a los demócratas prominentes la semana pasada y la matanza de la sinagoga de Pittsburgh durante el fin de semana. Las historias han desviado la atención de los temas en los que Trump había tratado de enfocarse, sobre todo, la inmigración con la caravana centroamericana que busca llegar a Estados Unidos y le dio a su oposición una oportunidad para atacar al presidente por su retórica divisiva.

Trump pasará un tiempo valioso en los últimos días antes de la elección en defensa, y viajará a estados en los que ganó fácilmente para tratar de apuntalar el apoyo a los candidatos republicanos que los estrategas creían que estaban bien posicionados para la victoria hace unas semanas. Los asesores de Trump casi han renunciado a mantener el control republicano de la Cámara y ahora están enfocados en salvar al Senado, lo que será crucial para confirmar los nombramientos judiciales y de gabinete de Trump.

Compartir