Compartir

Elizabeth Hernández

Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, anunció esta mañana que habrá recortes en los horarios de operación de establecimientos como restaurantes, gimnasios y casinos como parte de las medidas de prevención para contener los casos de Covid-19 en la capital; además, advirtió que de no reducir los porcentajes de hospitalización la entidad podría avanzar a rojo en el semáforo epidemiológico.

Desde que la hospitalización en la Ciudad de México comenzó a subir, a mediados de octubre, se ha registrado un pico de 2 mil 177 camas generales ocupadas en total, mientras que el día de ayer se reportó el mayor número de personas intubadas con 758 pacientes hasta el corte de información de la red de centros médicos públicos de la capital.

Esta es la tercera semana consecutiva en que el semáforo de la Ciudad de México se mantiene en naranja con alerta, una modalidad que no se ha usado en ningún otro estado, y que supone un paso intermedio entre el nivel de riesgo actual y el máximo color que se puede alcanzar en esta herramienta.

Además del recorte de horarios, las autoridades locales anunciaron que monitorearán el uso de hoteles para eventos privados como bodas y bautizos, e insistieron, que la capacidad máxima para este tipo de celebraciones es de 10 personas en espacios cerrados y 25 en lugares abiertos, sin música y con todos los protocolos de higiene.

Pero estos requisitos no son los únicos que deben cumplirse, ya que los hoteles tienen la obligación de registrar tanto el evento, como el número telefónico de los asistentes, a la línea Covid-19 de la Ciudad de México con el fin de que Locatel pueda hacer seguimiento médico de estas personas. De no cumplir con las medidas, los establecimientos podrían enfrentar la suspensión de actividades.

Sheinbaum Pardo también señaló que los horarios de atención de tiendas departamentales durante el llamado Buen Fin se ampliarán para evitar conglomeraciones, aunque recomendó hacer las compras en línea, y que en caso de asistir a las tiendas físicas se deben seguir todas las medidas sanitarias, ya que al mínimo incumplimiento, los establecimientos serán suspendidos.

La alerta en color naranja en la Ciudad de México no sólo representa que nuevas actividades económicas o sociales no puedan integrarse a la normalidad, sino también que otras medidas restrictivas se puedan sumar a la estrategia local para intentar contener los contagios de Covid-19 en una de las épocas más riesgosas para las enfermedades respiratorias.

Compartir