Compartir

Redacción ejecentral

La violencia contra las mujeres ha alcanzado niveles nunca antes vistos en las últimas tres décadas, presentándose con mayor frecuencia en las niñas y adolescentes, denunció la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

En un comunicado, la organización resaltó la situación de desprotección y de violencia a la que se enfrentan las mujeres y las niñas, y que en gran parte de los casos, terminan en feminicidios; por ejemplo, el caso más reciente de tres niñas torturadas y abusadas sexualmente, donde una de ellas fue asesinada en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Por otra parte, en fechas recientes se ha hecho visible el aumento de violencia y asesinatos de adolescentes que han sido reportadas como desaparecidas sin que haya pistas o avances en las investigación para detener a los culpables de estos delitos.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), siete de cada 10 mujeres en México ha sufrido algún tipo de violencia.

De los 46.5 millones de mujeres mayores de 15 años que hay en el país, 66.1 por ciento, es decir, 30.7 millones, ha enfrentado violencia de algún tipo alguna vez en su vida.

Entre 2014 y 2016, las entidades que presentan las tasas más altas en feminicidios son Baja California, Colima, Chihuahua, Guerrero, Estado de México, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Sinaloa, Tamaulipas y Zacatecas.

Ante esta situación, en el marco del día internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y las niñas, Redim expresó su preocupación por la normalización de la violencia contra las mujeres y las niñas en diversos espacios como el hogar, la escuela y la comunidad.

Debido a lo anterior, hizo un llamado a las autoridades para garantizar la seguridad y atención de las víctimas, así como brindar el seguimiento y apoyo psicológico necesario en todos los casos.

Además de realizar el Diagnóstico y Programa nacional sobre expresiones de violencia contra niñas, niños y adolescentes, así como incluir en legislaciones federales y estatales la prohibición explícita de toda forma de violencia contra las niñas y los niños, en todos los entornos (Foto: José I. Hernández / Cuartoscuro). MR

Compartir