Foto: ejecentral

Compartir

Jonathan Nácar

Los secuestros en México no disminuyen. Al contrario, en los primeros nueve meses del actual gobierno la cantidad de víctimas aumentó 15.4% en comparación con el mismo periodo de 2018. En promedio, cada día son privadas de su libertad cuatro personas en el país y 23 más son víctimas de extorsión.

El panorama, según las cifras oficiales, no es alentador, pero Víctor Hugo Enríquez García, nuevo coordinador nacional Antisecuestro, se dice convencido de lograr la meta que se planteó cumplir antes de concluir este 2019: disminuir la incidencia de secuestro a nivel nacional en un 30 por ciento.

“Creemos que podemos lograrlo. Contamos con el talento humano que es la principal herramienta para el combate del delito, gente muy experimentada, con mucha capacitación, muchos años de experiencia y con una buena coordinación estamos seguro que lo vamos a lograr”, sostuvo Enríquez García, quien apenas el 16 de julio tomó protesta como titular de la Coordinación Nacional Antisecuestro (Conase).

En entrevista con ejecentral, el extitular de la División de Investigación de la Policía Federal aseveró que para concretar dicho objetivo es fundamental evaluar las capacidades de cada una de las Unidades Especializadas en el Combate al Secuestro (UECS) del territorio para reforzarlas en lo que requieran, así como apoyarse de las corporaciones policiales, las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional para transitar de un ámbito administrativo en el que venía trabajando la Conase a uno operativo.

“La coordinación nacional antisecuestro venía siendo un órgano administrativo en el que se hacían recomendaciones, supervisiones sobre las unidades de combate al secuestro en el país. Estamos dándole un giro 100% operativo en el sentido de que vamos a apoyar a todas estas unidades en el país en las carencias que estas tienen”.

Y abundó: “Ellos (las unidades antisecuestro) tienen sus presupuestos, una forma de trabajar homologada; sin embargo, en la práctica pueden tener alguna carencia, ya sea en cuanto a analistas, en investigación de campo, o ciertos apoyos que a partir de ahora en la Conase les vamos a estar apoyando”.

Trabajar con lo que hay

De acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2020, la Coordinación Nacional Antisecuestro, órgano dependiente de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, que encabeza Alfonso Durazo Montaño, recibirá 52 mil 470 millones de pesos, de los cuales unos siete mil 700 millones corresponderían para gastos operativos.

Interrogado sobre si el presupuesto proyectado es suficiente para disminuir una incidencia que va en aumento, Víctor Hugo Enríquez respondió: “Tenemos que trabajar con lo que tenemos actualmente, siempre nos gustaría tener mayores recursos en todos los sentidos, pero principalmente contamos con el talento humano, que es básicamente lo principal, y con la coordinación que vamos a tener con los estados”.

El funcionario aclaró que para cuestiones operativas no sólo se cuenta con el presupuesto de la Conase, sino con los recursos con los que cada unidad estatal tiene, así como con el apoyo de las diversas fuerzas de seguridad, pues reconoció que, “tenemos un personal un poco limitado en ciertos sentidos, pero vamos a apoyarnos inclusive de las Fuerzas Armadas”.

Sobre el proyecto del prepuesto operativo, dijo que servirá para hacer las supervisiones, evaluaciones y, en su caso, las propuestas de mejora para cada una de las unidades administrativas a nivel estatal.

Limpiar desde la casa

Al preguntarle cómo encontró las Unidades Especializadas en el Combate al Secuestro, Víctor Hugo Enríquez refirió que en términos generales las unidades están suficientemente reforzadas y cuentan con personal de mucha confianza.

No obstante, apuntó que el giro operativo que se pretende dar a la labor de la Conase y de las unidades es con la finalidad de fortalecerlas en un sentido de capacidades de investigación, análisis en coordinación e Información que pudieran tener las unidades, pero que por la falta de coordinación no estén compartiendo.

Al respecto, Isabel Miranda de Wallace, presidenta de Alto al Secuestro ha reiterado el llamado a las autoridades de los tres órdenes de gobierno para que pongan atención en el saneamiento y fortalecimiento de las unidades locales de búsqueda, pues sostiene que están en el abandono y los gastos enfocados al combate de ese delito se han desestimado.

“Seguimos sin recuperar las unidades antisecuestro. La mayor parte de ellas las convirtieron, por desgracia, en unidades de delitos de alto impacto, es decir, perdimos la especialización en el tema del delito de secuestro”, lamentó la activista al dar a conocer su informe de incidencia al corte de agosto de este año.

El titular de la Conase acotó: “Puede ser que encontremos casos de corrupción —al interior de la unidades antisecuestro— y si es así lo vamos a investigar si es que van relacionados al tema de secuestro”.

Luego de rechazar que el combate al secuestro se haya relajado en la actual administración, Enríquez García sostuvo que contarán con el apoyo de la Guardia Nacional y se harán valer de los recursos necesarios, incluso de la Policía Federal que está en vías de extinción, para coordinar operativos y atender el rezago que hay en cuanto a las órdenes de aprehensión pendientes por cumplimentar en cuanto a casos de secuestro.

“Ya tuvimos reuniones con las unidades estales, en materia de coordinación Conase va a jugar un papel preponderante en el rastreo y la ejecución de las órdenes de aprehensión que están pendientes a nivel nacional; sabemos que hay un rezago importante y que parte de ese rezago no se ha cumplimentado en algunos lugares, es una de las causales de la alta incidencia, sin embargo, uno de los principales objetivos es combatirlo”, dijo.

Crisis y focos rojos

Con base en las estadísticas que cada estado reporta, la incidencia de secuestro refleja un tendencia al alta y hay casos específicos donde pareciera que el ilícito está desbordado. La situación se agrava al considerar otros delitos patrimoniales, como las extorsiones, cuya incidencia en los primeros nueve meses de este gobierno indica que ya son 35% más víctimas de las registradas de diciembre de 2017 a agosto de 2018.

Según las cifras de víctimas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), de diciembre del año pasado a agosto de 2019 ya suman mil 317 víctimas de secuestro y 6 mil 415 personas extorsionadas, lo cual implica aumentos del 15.4 y 35% respectivamente con las mil 141 personas privadas de su libertad y cuatro mil 755 que fueron extorsionadas en el país en el mismo lapso del año anterior.

¿Está en un punto crítico la incidencia de secuestro? ¿Cuáles son los focos rojos?

—Es un tema sumamente importante, tenemos una incidencia muy considerable que tenemos que combatir entre todos. Podría decir de focos rojos, Veracruz, y el estado de México —reconoció el titular de Conase.

Respecto a las causas que pudieran motivar esta situación, señaló: “Son muchos factores, la dinámica criminalidad en cada zona, criminales que cambian de actividad y falta de coordinación entre muchas autoridades sobre todo a niveles locales”.

El registro histórico del SESNSP coloca a Veracruz como la entidad con más víctimas de secuestro a nivel nacional, con un total de 242 casos, tan sólo de enero a agosto, seguido por el estado de México y la Ciudad de México con 152 y 151 víctimas, respectivamente.

La entidad gobernada por Cuitláhuac García es donde más personas son privadas de su libertad, y la cantidad de víctimas registradas en los primeros ochos meses de este año ya supera a la totalidad de casos reportados en la entidad desde 2014.

En medio de la polémica causada por la orden de aprehensión por el delito de secuestro que se giró a nivel estatal en contra de Jorge Winckler Ortiz, fiscal general de Veracruz suspendido, y otros cinco exfuncionarios, la entidad tiene a las ciudades de Xalapa , Coatzacoalcos y Orizaba como las de mayor incidencia de secuestro a escala nacional; a nivel estatal se colocó a la cabeza con más secuestros país con un total de 32 casos al culminar agosto, siete menos que los registrados en el mes inmediato anterior.

“Quiero mandar un mensaje clarísimo no sólo por este hecho, sino también lo que ha sucedido en Ciudad Mendoza y otros lugares, en Veracruz se acabó la tolerancia a cualquier grupo delictivo y también a los grupos de secuestradores, se acabó y vamos a dar con todos ellos”, refirió el gobernador Cuitláhuac García a principios de junio en referencia al secuestro del reportero Marcos Miranda Cogco, ocurrido el 12 de junio pasado en el municipio de Boca del Río. 

Delitos repuntan

Los esfuerzos por abatir la incidencia de secuestro ha propiciado que varios grupos criminales, e incluso personas que como tal no están enfocadas al secuestro, migren hacia la comisión de otro ilícito, en este caso el delito patrimonial que mayor incidencia ha registrado es el de la extorsión.

Ante esta situación, Víctor Hugo Enríquez refirió que desde la Conase se impulsan acciones para que se legisle la restricción de chips, teléfonos móviles, así como las tarjetas de prepago para evitar que la gente siga siendo víctima de extorsiones y los llamados secuestros exprés, muchos de ellos cometidos a través del acceso a estos equipos desde prisión.

“Cuando nosotros como autoridad enfocamos esfuerzos en ciertas actividades puede darse que los grupos migren a otros delitos, está en una de las razones; otra, puede ser el aumento en la denuncia que también la cifra negra puede jugar un papel determinante en estos números (…) La recomendación siempre será ponerse en contacto con las autoridades, ya sea contactar UECS de su localidad o directamente con la Conase y siempre denunciar los hechos”, sostuvo.

De 2014, año en que desde el SESNSP comenzó el conteo de víctimas del delito; las entidad con más casos de secuestro registrados hasta agosto de este año son Tamaulipas y el estado de México, con un suma de mil 509 y mil 205, apenas por debajo se ubica Veracruz con mil 41.

En el mismo periodo, los estados que reflejan la mayor incidencia de extorsiones son el estado de México, con seis mil 595 víctimas de enero de 2014 a agosto del año en curso, seguido de Jalisco con cuatro mil 267 víctimas, la Ciudad de México con tres mil 556 casos, y Nuevo León, al contabilizar tres mil 270 víctimas de extorsión. 

Compartir