Compartir

Redacción ejecentral

Cuando Gilda Margarita Austin y Solís, mamá de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, pise suelo mexicano no podrá ser detenida por la Fiscalía General de la República y deberá comparecer ante un juez de amparo.

La juez Primero de Distrito de Amparo en Materia Penal con sede en la Ciudad de México, Sandra Leticia Robledo Magaña, sentenció como infundado el recurso de incidente de modificación de sentencia definitiva presentado por la FGR contra la mamá del exfuncionario.

“La resolución interlocutoria de 31 julio del año en curso, continúa surtiendo sus efectos legales y con los requisitos de efectividad establecidos en la misma”, determinó la juzgadora. 

En julio, Patricio Leopoldo Vargas Alarcón, juez Décimo de Distrito de Amparo en Materia Penal, concedió a Austin y Solís una suspensión definitiva, medida cautelar que impide su captura.

La mamá del exfuncionario fue detenida en Alemania el 24 de julio por agentes de la Policía de Alemania adscritos a Interpol, cuando se encontraba de vacaciones con sus nietos en la isla de Juist, debido a que es acusada de  los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictuosa, por el caso Odebrecht. RB

Compartir