Compartir

Jeremy Scahill / The Intercept

El historiador McCoy, experto en intervenciones encubiertas de Estados Unidos, sostiene que la operación antisandinista en Nicaragua fue posible gracias a las facilidades que se dieron a los capos de Centroamérica para traficar droga y armas

JS: A menudo me encuentro a mí mismo, cuando estoy viendo las noticias, o leyendo periódicos muy poderosos como el New York Times o el Washington Post, cuando cubren a Donald Trump y este número sobre Rusia, con que parece como si estuviéramos totalmente separados de la historia. Y en la lectura de su libro recordé el ascenso de Mobutu al poder en Kinshasa, y también usted profundizó sobre la historia de la cocaína de crack de la CIA que al final fue revelada por completo por Gary Webb en San Jose Mercury News, quien fue atacado y sufrió intentos de desacreditación por parte de las principales organizaciones de noticias. Guíennos a través de la Guerra Contra y la conexión con la venta de armas embargadas a Irán y el hecho de que once altos funcionarios en la administración de Ronald Reagan fueron efectivamente condenados por vender armas embargadas a Irán.

Hablamos de escándalos y luego está Reagan, y de 11 altos funcionarios convictos por vender armas embargadas para financiar el escuadrón de la muerte de la CIA, los Contras en Nicaragua.

AM: En la administración Reagan Estados Unidos estaba en un punto bajo de su poder global. La administración Reagan lanzó la invasión de Granada. Fue la primera vez en casi una década que Estados Unidos había podido ejercer con éxito su poderío mundial, fuera de Estados Unidos, su poderío militar. Y luego en Centroamérica, el gobierno de Reagan se sintió muy amenazado por el colapso del régimen de Somoza, uno de los regímenes clientelares en Centroamérica, y por el movimiento guerrillero sandinista que capturó la capital Managua en 1979.

Y eso ocurrió al mismo tiempo que el Ejército Rojo Soviético ocupaba Kabul, la capital de Afganistán, por lo que la administración Reagan se sintió amenazada, en la periferia del poder estadunidense en Afganistán y cerca de casa, una puerta de entrada a América: Centroamérica. Así, la administración Reagan reaccionó con dos grandes operaciones encubiertas: una, para expulsar al Ejército Rojo de Afganistán y dos, para derrocar al gobierno sandinista en Nicaragua. Y ambas operaciones consistían en tolerar el tráfico de opio en Afganistán por parte de los guerrilleros mujahideen musulmanes y tolerar el tráfico de cocaína en Centroamérica por nuestros aliados Contra.

Y básicamente había dos formas de apoyar a los Contras. Una era la venta de armas por dinero para proveer dinero ilegal para financiar la revuelta Contra durante la década. Y la otra era una especie de enfoque libre. Había un agente de la DEA en Honduras que estaba informando sobre la complicidad militar hondureña en el tráfico de cocaína que pasaba de Colombia a Centroamérica y luego a Estados Unidos. Fue removido del país. Y luego la CIA, debido a que el Congreso cortó periódicamente los envíos de armas a la CIA, la llamada enmienda de Boland que impuso una especie de embargo al apoyo estadunidense a los Contras, necesitaban almacenar periódicamente sus armas. Y lo que encontraron fue que las islas de la Bahía frente a la costa de Honduras, en particular la isla de Roatán, era un punto de logística ideal justo al lado de la costa; era un importante punto de transbordo para la cocaína que se trasladaba de Colombia a Estados Unidos. Un lugar ideal para Estados Unidos para almacenar y luego enviar sus armas a los Contras en la frontera con Nicaragua y Honduras.

En ese entonces, el jefe de policía de las islas de la Bahía era un notorio narcotraficante internacional llamado Alan Hyde, que tenía 35 buques en alta mar contrabandeando cocaína de Colombia a Estados Unidos. Todas las agencias de seguridad estadunidenses involucradas, la Guardia Costera, la propia CIA, todas tenían informes de que Alan Hyde era un traficante de Clase A, posiblemente el contrabandista más grande del Caribe. Y para acceder a sus almacenes lo que la CIA hizo fue que básicamente bloqueó cualquier investigación de Alan Hyde entre 1987 a 1992, durante el pico de la epidemia de crack-cocaína, y así la CIA logró enviar sus armas a sus almacenes y luego hasta el puesto fronterizo de los Contras. Y Alan Hyde recibió una inmunidad durante cinco años.

Dicha inmunidad coincidió con la inundación de cocaína desde Centroamérica hasta Estados Unidos. El inspector general de la CIA, en respuesta a las protestas en South Central, Los Ángeles, llevó a cabo una investigación que también respondía a las preguntas de Gary Webb y publicó el Informe 1, que ellos llamaron “The California Connection”. Dijeron que las acusaciones de Gary Webb de que la CIA había protegido a los distribuidores, el acuerdo con los narcotraficantes nicaragüenses que estaban negociando la venta de cocaína a las pandillas Crips y Bloods en Los Ángeles, eran completamente falsas.

Luego, el inspector general publicó en 1998 la segunda parte de ese informe, el resumen ejecutivo, que decía de manera similar: no hay caso al cual responder, las relaciones de la CIA con los Contras en América Central son complejas, pero no hay nada de drogas. Pero si realmente lees el informe, que es algo que los historiadores tienden a hacer, y llegas al párrafo 913 de ese informe, hay 40 de las revelaciones más sorprendentes, 40 párrafos de las revelaciones más asombrosas declaradas explícitamente en Cables y citas literales de entrevistas con agentes de la CIA sobre su comprometida relación con el mayor narcotraficante del Caribe, Alan Hyde.

Y si vas al sitio de internet de la CIA y buscas ese informe de 1998 del inspector general, encontrarás una pequeña línea negra que dice que los párrafos 913 a 960 se han eliminado. Esos son los párrafos. Pero puedes encontrarlos en internet.

JS: Uno de los aspectos fascinantes de esto —es una parte corta de su libro, pero creo que siempre es importante señalarla— es que el nombre de Robert Gates aparece en el momento en que la CIA tenía esta relación con Hyde. Gates era el subdirector de la CIA, y por supuesto ahora es una de las figuras amadas en el consenso bipartidista en materia de política exterior. Fue secretario de Defensa tanto bajo George W. Bush como de Barack Obama.

AM: Sí, esto ilustra la disparidad entre la retórica formal de la política y la geopolítica del ejercicio del poder global. Y las dificultades, las demandas, los compromisos morales y políticos requeridos para dirigir un imperio. Un imperio global. Y, desde una pura perspectiva realpolitik imperial, que la operación Contra, al buscar una complementación efectiva entre el flujo de drogas en el norte, una fuerza económica ilícita muy poderosa y las operaciones de la guerrilla Contra, logró su objetivo. Después de 10 años de apoyo a los Contras, los sandinistas perdieron el poder por un tiempo en elecciones democráticas. Finalmente fueron expulsados del poder. La CIA cumplió su misión.

Ahora, si comparas eso con donde estamos en materia de drogas y operaciones encubiertas y operaciones militares en Afganistán, tuvo mucho éxito en los años 80, como resultado de la alianza de la CIA con los Mujahideen, proveyéndoles de armas y tolerando su tráfico de drogas, que conformaban buena parte de sus finanzas. En 1989, el Ejército Rojo Soviético salió de Kabul, dejó Afganistán, la CIA ganó. Bueno, hoy, por supuesto, el tráfico de drogas ha sido tomado por los talibanes y financia la mayor parte de las operaciones guerrilleras del Talibán, paga por una nueva cosecha de adolescentes que se convertirán en guerreros, y hemos perdido el control de eso. Por lo tanto, desde una perspectiva de realpolitik, podemos ver un debilitamiento de los controles estadunidenses sobre estas operaciones encubiertas que son otra manifestación de la decadencia de la hegemonía estadunidense.

JS: Quiero preguntarle sobre Afganistán, dado todo el trabajo que ha hecho en la intersección de las operaciones encubiertas a favor de un imperio y el narcotráfico transnacional. Creo que para mucha gente que ha seguido la historia de Afganistán y la participación de EE.UU. allí es difícil de creer que Estados Unidos no esté consciente de que sus acciones están alimentando el comercio de heroína y alentando la insurgencia local por tener a un talibán que depende de ello, como usted acaba de exponer. Dado su trabajo histórico y analítico sobre las crisis pasadas, ¿qué debemos buscar para ver si existe o no un papel directo de Estados Unidos en facilitar el flujo de narcóticos fuera de Afganistán?

AM: Buena pregunta. Durante la década de 1980, cuando esa operación fue exitosa, la CIA lo sabía y de hecho un hombre llamado Charles Cogan que era el jefe de la operación de la CIA en Afganistán, dio una entrevista a la televisión australiana cuando se retiró, en la que dijo: “Mira, hubo efectos adversos de esa operación. Bueno, sí, hubo fallas en términos de drogas, pero recordemos que los soviéticos abandonaron Afganistán”. Así que la CIA estaba consciente, y si Charles Cogan sirve de indicativo y creo que lo hace, y él fue jefe de la operación durante un tiempo, sabían muy bien que los guerrilleros mujahideen, los guerrilleros musulmanes que estaban armando y equipando, recibían la mayor parte de sus finanzas y mantenían su base entre los agricultores del sur de Afganistán a través del tráfico de opio y heroína. Y eso abasteció a Estados Unidos de heroína, de hecho le dio 65 por ciento del suministro de la droga a Estados Unidos, la mayor parte de la oferta mundial.

Ahora, cuando los Estados Unidos salió de Afganistán en 1992, le dimos la espalda y el Talibán, respaldado por Pakistán, tomó el poder, y bajo el Talibán para 2000 la cosecha de opio se duplicó a 4 mil 500 toneladas. Pero entonces los talibanes se preocuparon por su estatus de paria y decidieron que si abolían el opio ya no serían un Estado paria, podrían obtener reconocimiento internacional y fortalecer su dominio del poder. Y así, en el 2000-2001, prohibieron por completo el opio y la producción bajó de 4 mil 600 toneladas a 180 toneladas, es decir, fue uno de los programas de erradicación del opio más exitosos del planeta.

También debilitaron completamente su infraestructura, de modo que cuando Estados Unidos comenzó a bombardearlo en octubre de 2001, después de los ataques del 11 de septiembre, el Talibán rápidamente se desplomó y luego lo que ocurrió fue, por supuesto, que Estados Unidos volvió, trabajamos a través de la CIA. Pusimos mucho dinero ahí, 70 mdd en efectivo, movilizamos a la vieja coalición de caudillos en el extremo norte, los señores de la guerra estaban muy involucrados en el tráfico de opio. Movilizamos a los señores de la guerra pashtun que eran todos traficantes de opio y cuando barrieron Afganistán y capturaron el campo en las capitales provinciales, comenzaron a supervisar la replantación del opio. Y, muy pronto, la cosecha de opio empezó a florecer y en 2006 alcanzó 8 mil toneladas, la más alto en un siglo, proporcionando más del 90 por ciento del suministro mundial de opio y heroína y la mayor parte del producto interno bruto de Afganistán.

Y, a nivel local, los talibanes tomaron el control del cultivo, el procesamiento y el contrabando y usaron las ganancias para reconstruir sus bases. Fueron completamente aniquilados en octubre de 2001, se reconstruyeron constantemente y han lanzado esta sucesión de ofensivas que ahora controlan más de la mitad del campo, por lo que hay una relación muy clara entre el cultivo de opio, que ahora está fuera de nuestro control, lo ignoramos hasta 2004, mientras estaba en auge y se extendía de nuevo. Por lo tanto, es uno de esos ejercicios o ejemplos interesantes en los que Estados Unidos pierde el control de esta complementación entre el tráfico ilícito y la guerra sustituta, esa complementación que funcionó tan bien en Centroamérica.

ES DE INTERÉS 

Trump acelera la caída del imperio estadunidense (I)

“La CIA entrenó a torturadores alrededor del mundo” (II)

“La hegemonía de EU imposible sin operaciones encubiertas” (III)

Los pilares del imperio empiezan a desmoronarse (V)

Compartir