Foto Cuartoscuro

Compartir

Jonathan Nácar

jonathanjnd@ejecentral.com.mx

El compromiso prioritario era “combatir la pobreza y cerrar la brecha de la desigualdad”. Al menos así lo planteaban los documentos de trabajo de la Secretaría de Desarrollo Social que asumió María del Rosario Robles Berlanga en 2012 y donde permaneció tres años. Pero la titular de Sedesol no cumplió. Las estadísticas oficiales evidencian que, al contrario, la pobreza creció.

›Los números son contundentes. La población en situación de pobreza se incrementó en un 46.2%, lo que significó dos millones más de mexicanos sin acceso a satisfactores básicos. Es decir, de ser 53.3 millones, durante la gestión de Robles Berlanga se convirtieron en 55.3 millones las personas en situación de pobreza.

Con base en las mediciones que realiza el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), los rubros de la población en situación de pobreza moderada y de población vulnerable por ingresos también reflejaron incrementos durante su gestión. Y la cantidad de mexicanos en situación de pobreza extrema apenas disminuyó, al pasar de 11.5 a 11.4 millones de mexicanos durante el mismo periodo de comparación, entre 2012 y 2014.

Foto: Cuartoscuro. Sexenio. Rosario Robles forma parte del gabinete de
Peña Nieto desde el arranque
de la actual administración.

Foto: Cuartoscuro. Sexenio. Rosario Robles forma parte del gabinete de
Peña Nieto desde el arranque
de la actual administración.


En julio de 2015, durante el último año de la administración de Rosario Robles, antes de pasar la estafeta a José Antonio Meade Kuribreña —hoy candidato a la Presidencia de la República—, el Coneval revelaba que las condiciones habían empeorado, en comparación a los dos años anteriores a la medición, en los estados de México, Morelos, Campeche, Veracruz, Oaxaca, Chiapas, Sinaloa, Coahuila, Hidalgo y Baja California Sur.

Aunque para Robles Berlanga las estadísticas mostraban dos cosas, por un lado “el enorme reto que aún tenemos enfrente”, declaró entonces, y que “los resultados también muestran que la política social del presidente Enrique Peña Nieto está en la dirección correcta”.


Sin embargo, el Coneval no opinaba lo mismo al analizar el uso de los recursos en la denominada Cruzada Nacional contra el Hambre, uno de los programas emblemáticos de la administración de Peña Nieto y que encabezaba Rosario Robles. Si bien el Consejo reconoció que sí hubo cambios en el destino de los recursos entre 2014 y 2013, los cuales privilegiaron a los rubros de agua y saneamiento y vivienda. Al mismo tiempo consideró que Sedesol debía encontrar las estrategias encaminadas a reducir la pobreza más amplia que involucra, según sus cálculos, a 55 millones de personas.

El Coneval también reportó en su estudio “una deficiente coordinación interinstitucional” que entre otros factores derivó en que no se lograra “empoderar a los beneficiarios” de la Cruzada Nacional contra el Hambre, y el hecho de que la estrategia no llegara a más comunidades debido al desinterés de los gobiernos locales para sumarse, forman parte del efecto “diferenciado y heterogéneo” que ha tenido esta estrategia.

“(El) vacío de información sobre cómo atender a la población en situación de pobreza en las zonas urbanas, aunado a la carencia de una correcta focalización de esa población objetivo en las ciudades dificulta el identificar las carencias más críticas de ese tipo de zonas”, puntualizó. 

ES DE INTERÉS | 

El desastroso rosario de anomalías 

Acusación, cortina de humo ante desvío de Meade en Sedesol: Anaya

Frente acusa a Meade de desvío millonario en Sedesol; campaña lo niega

Lady Sedesol, delegada que viste de lujo

Compartir