Compartir

Redacción ejecentral
Foto: @NCAACWS

Foto: @NCAACWS

Durante un juego de beisbol, Albert, mascota oficial de los Florida Gators, salvó del tremendo golpe que le hubiera dado la pelota a un niño pequeño que se encontraba en las gradas.

El cocodrilo se encontraba sentado al lado del niño cuando se percató de que la pelota iba en la dirección de la cabeza del infante, a lo que inmediatamente le abrazó y la pelota fue desviada por lo estorboso de su botarga.

Albert fingió sufrir un desmayo después de su hazaña, a lo que la casi víctima empezó a aplicarle RCP en un intento de revivir a su héroe. AS /zdh

Compartir