FOTO: GABRIELA PÉREZ MONTIEL / CUARTOSCURO.COM

Compartir

Jonathan Nácar

jonatanjnd@ejecentral.com.mx

El mundo atraviesa una crisis por el consumo de drogas sintéticas. En 2017 hubo más de 47 mil muertes por sobredosis de opioides sintéticos en Estados Unidos y cuatro mil más en Canadá. Dos cárteles mexicanos son responsables: el del Pacífico y Jalisco Nueva Generación.

Unos años atrás, estos grupos ampliaron su negocio y se colocaron a la vanguardia del mercado con la producción y tráfico de fentanilo. El Informe Mundial sobre Drogas 2019 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pone el foco de atención en ambos cárteles y los ubica como “pilares en la producción y envío” de ese producto a territorio estadounidense.

En menos de una década, aumentó el consumo de opioides sintéticos y hoy es una seria amenaza a la salud, por su alta mortandad y la expansión de otras derivaciones del fentanilo a otros continentes.

La mayoría de las cantidades de fentanilo incautado se han registrado a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, principalmente en 2017 se observó un incremento en la zona oeste de la frontera, en Tucson y San Diego, área “en gran parte controlada por el cártel de Sinaloa”, a quien el organismo atribuye un mayor control de los puertos del Pacífico norte.

Mientras que las zonas del Pacífico sur de México, la cual señalan como claves para las importaciones de fentanilo y de sus precursores del sur de Asia, están bajo el control del cártel liderado por Nemesio Oseguera Cervantes alias El Mencho.  

Compartir