Foto: Facebook Pemex

Compartir

Redacción ejecentral

Petróleos Mexicanos (Pemex) suma un año enfrascado en una batalla legal para echar abajo una norma del gobierno peñista que urge el uso de diésel limpio en todo el país.

La información fue revelada por la agencia Reuters, que tuvo acceso a documentos judiciales.

La normativa obliga a México a producir suficiente diésel ultra bajo en azufre (DUBA) para abastecer la demanda del mercado, sin embargo el país no es capaz de hacerlo.

De acuerdo a los documentos a los que la agencia tuvo acceso, la Secretaría de Energía respaldó la petición de Pemex (de suspender la normativa) y expuso que la falta de infraestructura para el manejo de diésel más limpio podría obligar a la petrolera a detener algunas operaciones en sus refinerías.

Pemex lucha por conseguir una suspensión definitiva, ya que a principios de 2019 un juzgado distrital le otorgó a la petrolera una suspensión provisional para la entrada en vigor de la nueva disposición en la mayor parte del territorio mexicano.

“La suspensión limitó la distribución y venta obligatoria de DUBA a aproximadamente 9% del país, incluidas las populosas Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, así como la frontera norte”, asegura Reuters.

De perder la batalla legal Pemex tendría que elevar sus importaciones de diésel y hacer una nueva infraestructura de almacenamiento y transporte del combustible, todo esto en medio de una pesada deuda que enfrenta y que ha amenazado su calificación y la pone al filo de los llamados “bonos basura”.

Compromiso ambiental

La normativa tiene como objetivo llevar a México hacia al uso de energías verdes y a refrendar su compromiso con el cuidado del medio ambiente.

Sobre materia de combustibles esta no es la única norma amigable con el medio ambiente ya que el 1 de julio de 2019 entró en funcionamiento la Norma Oficial Mexicana NOM-044-Semarnat-2017 con la que se establecen los límites de las emisiones de gases contaminante por parte de vehículos pesados.

Además, la norma de DUBA está vinculada a otra que exige que los camiones y autobuses fabricados en México operen exclusivamente con diésel limpio a partir del 31 de diciembre de 2020.

Sin embargo, el sector de transportistas y de la Iniciativa Privada ha mostrado su descontento con que la norma DUBA y sus vinculantes se apliquen en todo el país.

“Tenemos que fabricar el 100% de nuestras unidades con motores que requieren DUBA (…) Esto supone incertidumbre para transportistas y presenta riesgos serios para la cadena logística”, dijo el presidente de la asociación de fabricantes mexicanos de vehículos pesados (Anpact), Miguel Elizalde.

Cabe señalar que fue en 2016 cuando la Comisión Reguladora de Energía (CRE) estableció la norma, sin consultar a Pemex, declaró el comisionado de la CRE, José Alberto Celestino en septiembre de este año.

“Hay que darle oportunidad a Pemex de que tenga el tiempo de instalar todas aquellos equipos necesarios para lograrlo (…) La NOM 016 tiene que modificarse radicalmente”, dijo el funcionario en un foro en el Senado. NR

(Con información de Reuters y Expansión)

ES DE INTERÉS |

Alistan entrada de NOM-044, que limita emisión de contaminantes de vehículos pesados

Grado de inversión de Pemex, pese a debilidad crediticia: Moody’s

Pemex pierde 87 mmdp en tercer trimestre de 2019

Pemex, de las 10 empresas que más contaminan el mundo

Compartir