Foto Especial

Compartir

Redacción ejecentral

Aunque la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros anunció que la campaña “Tenemos que hablar”, enfocada a prevenir el acoso y hostigamiento sexual en la administración pública federal es una medida innovadora en su administración; hace tres años, su antecesora, Arely Gómez González, puso en marcha un protocolo con los mismos objetivos. 

Este lunes, el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la titular de la Función Pública sostuvo que se trata de un programa “que por primera vez una institución mexicana desarrolla con una metodología feminista y participativa, para garantizar a mujeres y niñas el ejercicio de sus derechos en condiciones de igualdad”.

Pero, noviembre de 2016, la entonces titular de la SFP Arely Gómez González, a menos de un mes de haber asumido el cargo, puso en marcha el Protocolo “Cero Tolerancia al Hostigamiento Sexual y Acoso Sexual en la Administración Pública Federal”, enfocado a atender  y sancionar este tipo de conductas a fin de contar con un espacio libre de violencia hacia las mujeres.

Similar a las acciones emprendidas este lunes por la secretaria Irma Eréndira Sandoval, que con la puesta en marcha de la campaña “Tenemos que hablar”, entre la Secretaría de la Función Pública en conjunto con la ONU Mujeres, aseguró que se busca fortalecer la prevención, la denuncia y la sanción de la violencia de todo tipo en contra de las mujeres, dirigida con mayor énfasis a erradicarla de la Administración Pública Federal, y que estaría vigente a partir de hoy.

Su antecesora, en noviembre de 2016 reiteró que la institución a su cargo cumplía con su responsabilidad de avanzar en el conocimiento y la implementación de este protocolo, al afirmar que “en cualquier Estado democrático de Derecho es indispensable prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, pero sobre todo preservar, promover, respetar y garantizar los derechos humanos de todas las personas, especialmente de las féminas”. 

En un sentido coincidente, Sandoval Ballesteros refirió hoy que, “sabemos que el tamaño del desafío es inmenso, pero es más grande nuestra convicción de que trabajando junto con la ciudadanía, con compromiso y entrega, vamos a poder superar el enorme reto que significa garantizar total equidad en el ejercicio de los derechos, no sólo en términos de género, sino también de origen étnico y nivel socioeconómico (…) 

Y concluyó que, “no hay nada más autoritario que la violencia, y hoy, para que México logre verdaderamente una transformación democrática, tenemos que erradicar también la violencia contra las mujeres, porque para nadie es un secreto que ser mujer en este país ha sido históricamente un desafío, que se incrementa si se nace en la pobreza y, aún más, si se tiene un origen indígena”. 

Acompañada por representantes del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), ONU Mujeres, de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM), así como del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA), entre otras instancias, la titular de la SFP refirió que en México dos de cada tres mujeres han sufrido al menos un incidente de violencia a lo largo de su vida, con mayor recurrencia en el trabajo, con 29%; en la escuela, con 25%, y en sus propios hogares, con 10%, con el agravante de que nueve de cada 10 mujeres no solicitan apoyo ni presentan denuncia o queja ante alguna institución o autoridad. RB

Compartir